MercoPress, in English

Jueves, 18 de julio de 2019 - 17:29 UTC

 

 

Fujimori, seis años de cárcel por corrupción

Miércoles, 30 de setiembre de 2009 - 21:45 UTC

La justicia condenó a Fujimori por peculado doloso, cohecho activo genérico y violación de comunicaciones, en el cuarto y último juicio por el que fue extraditado de Chile, en el 2007.

Además de la pena, Fujimori deberá pagar al Estado una reparación civil de cerca de 8 millones de dólares y repartir otro millón entre los 28 espiados telefónicamente.

Fujimori -que el lunes se había declarado culpable para acogerse al juicio abreviado- anunció que interpondrá un recurso de nulidad contra el fallo, que incluye además una inhabilitación de dos años para ocupar cargos públicos, y también la Fiscalía, que pedía 8 años de cárcel, adelantó que apelará.

El juicio fue de apenas tres jornadas porque Fujimori aceptó los cargos formulados por la Fiscalía, lo que en la práctica implicaba una confesión que se premia con una reducción de la pena máxima.

Los medios limeños, no obstante, evaluaron que el acusado no se acogió a la figura para colaborar con la Justicia, sino para evitar que, con un juicio detallado, se conocieran los entretelones de las maniobras de corrupción durante su presidencia, y esto pudiera impactar en las pretensiones políticas de su hija Keiko, virtual candidata presidencial para 2011.

A Fujimori se lo procesó esta vez por el montaje de una red que espió a personalidades de la política, el periodismo y otros campos, por sobornar a parlamentarios opositores para que apoyaran al oficialismo y por la compra irregular, con dineros del Estado, de un canal de televisión por cable y la línea editorial del diario Expreso.

El abogado del ex presidente, César Nakazaki, explicó que Fujimori aceptó los cargos porque no confía en un proceso justo y lamentó que la justicia peruana haya asumido "como posición la destrucción del fujimorismo a través de sepultar a su líder, dándole sentencias totalmente arbitrarias", reportó el portal del diario El Comercio.

Como en otros fallos, Fujimori escuchó con calma la lectura de la sentencia, mientras tomaba apuntes en un cuaderno o cerraba los ojos por largos periodos. El tribunal estableció que, por este caso, estará preso hasta el 10 de febrero de 2013, consignó la agencia DPA.

Contra el ex presidente, de 71 años, hay ya una sentencia firme a seis años por un allanamiento ilegal, y otras dos en evaluación en segunda instancia, una a 25 años por 25 asesinatos y dos secuestros, y otra a 7 años y medio por el pago ilegal de una "indemnización" a su asesor Vladimiro Montesinos.

Como en Perú las penas no son acumulables, el ex mandatario sólo cumplirá la mayor que se le imponga, lo que explica que la lucha de la defensa se haya concentrado en el caso de los 25 años. El juicio que terminó hoy era el último que se le hará a Fujimori, al menos por el momento, porque ya fueron procesados todos los casos por los que Chile concedió su extradición.

Aunque el ex jefe de Estado es sospechoso en varios casos más -tanto por supuestas violaciones a los derechos humanos como de maniobras de corrupción- sólo se lo podrá juzgar por ellos con acuerdo de Santiago. Para los casos juzgados se conformó un tribunal especial, que presidió César San Martín y completaron Víctor Prado Saldarriaga y Hugo Príncipe Trujillo.

San Martín destacó que "se cumplió el deber" y prometió que los jueces no responderán críticas "por más injustas y desproporcionadas" que puedan ser. Afectado por cuadros de hipertensión y otras molestias, Fujimori seguirá en su celda en el cuartel de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía, donde está desde que fue entregado por Chile en septiembre de 2007.

Categorías: Política, América Latina.