MercoPress, in English

Miércoles, 17 de julio de 2019 - 06:39 UTC

 

 

Intensifican búsqueda del Airbus, se suman más aviones y un submarino

Sábado, 6 de junio de 2009 - 08:52 UTC

Una segunda aeronave francesa se sumó este viernes en Brasil a la búsqueda del avión de Air France, que presumiblemente cayó al Atlántico el lunes.

Los intentos de ubicar el avión, sus cajas negras y sus ocupantes ingresaron en su quinto día con malas condiciones de visibilidad. Además de las aeronaves de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB), el rastreo moviliza a un avión militar estadounidense y a otra aeronave francesa, que buscan ubicar, en alta mar, los restos del Airbus A330-200 que la Aeronáutica de Brasil aseguró haber avistado a mediados de esta semana cerca del archipiélago Sao Pedro y Sao Paulo.

"La situación meteorológica en la región está muy mala, hay mucha lluvia y la visibilidad es baja", afirmó el brigadier Ramon Cardoso, director del Departamento de Control del Espacio Aéreo de la FAB, según difundió la agencia de noticias DPA.

Anoche el brigadier informó que el primer fragmento retirado del mar por una fragata de la Armada brasileña no formaba parte del Airbus desaparecido, aunque aseguró que otros restos ubicados en el mar por los aviones de la FAB en los últimos días sí son del Airbus.

"Han sido ubicadas manchas de querosene, un asiento, algunos fragmentos de la aeronave, cables y piezas de la parte interna del avión", dijo Cardoso. El problema es que esos fragmentos ya no están en la región donde fueron avistados, y probablemente han sido desplazados por las fuertes corrientes marítimas.

Tampoco se ha logrado ubicar señales de los 216 pasajeros y doce tripulantes ni las cajas negras del Airbus, esenciales para las investigaciones sobre las causas del desastre que realizan expertos franceses.

Las dificultades en ubicar a los restos de la aeronave que, según el ministro brasileño de Defensa, Nelson Jobim, se precipitó en el océano Atlántico, alimentan especulaciones en torno a qué le habría pasado al Airbus.

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, dijo, durante una visita a Río realizada este viernes, que comparte "la desesperación" de las familias, pero aseguró que hasta ahora no se ha encontrado una explicación para el desastre.

"No estamos ocultando nada. ¿Por qué lo haríamos?", se preguntó el canciller. Desde París, el ministro de Defensa, Herve Morin, anunció que enviará un submarino nuclear de ataque a la zona del Oceáno Atlántico donde se estima que cayó el avión.

"La decisión ya está adoptada", dijo Morin, quien precisó que "gracias a su sistema de individualización", el submarino "podrá ayudar a salvar las cajas negras", según difundió la agencia de noticias ANSA.

En este escenario, la empresa Air France anunció este viernes que, a partir del domingo, cambiará el número del vuelo que cumple la ruta Río-París, que pasará a ser el AF 445. El vuelo de regreso (París-Río) seguirá llevando el número AF 444.

Otro vuelo eludió la tormenta que afectó al Airbus

Un vuelo de Iberia, el 6024, que decoló el domingo de Río de Janeiro 7 minutos después del avión de Air France que cayó al Atlántico, y que usaba la misma ruta, se desvió cerca de 60 kilómetros para evitar la tempestad que parece afectó al AF447, dijo ayer el diario español ABC.

Las tripulaciones de ambas aeronaves se saludaron el domingo en Río, antes de la partida. El avión de Iberia se dirigía a Madrid, y el de Air France, con 228 personas, a París.

Los pilotos de Iberia relataron al diario que escucharon por radio las llamadas infructuosas de los operadores de vuelo brasileños al avión de Air France, y que ellos mismos intentaron comunicarse, pero no lo lograron.

El sistema anticolisión TCAS con que cuentan las aeronaves no ayuda en este caso a aclarar los hechos porque su alcance es de 40 millas, en tanto la distancia entre las dos aeronaves era de 80 millas.

Los pilotos de Iberia dijeron también que no recibieron ningún mensaje en las frecuencias usadas para las emergencia.

 

Categorías: Internacional.