MercoPress, in English

Lunes, 20 de mayo de 2019 - 02:19 UTC

Tragedia de Air France: ya no hay esperanzas de encontrar sobrevivientes

Viernes, 5 de junio de 2009 - 07:49 UTC

Air France dio ayer la peor de las noticias a los familiares del avión caído en el Océano Atlántico: “No existen más esperanzas de encontrar sobrevivientes”.

 Los 228 pasajeros están desaparecidos y hasta ahora no se ha hallado ningún cuerpo en el rastreo marítimo. Una fuente de la investigación agregó ayer una nueva pista sobre qué ocurrió en el vuelo: el Airbus volaba a una "velocidad equivocada" antes de entrar en una tormenta. Según la compañía aérea, el Vuelo 447 no pudo amerizar y probablemente se desintegró, antes o cuando toco las aguas del Atlántico.

Mientras las causas del accidente continúan siendo un misterio, una fuente cercana a la investigación explicó al diario francés Le Monde que el avión Airbus viajaba "en la velocidad equivocada", antes de entrar a una área con cumulus nimbus y fuertes tormentas eléctricas.

El vespertino francés sostiene que el vuelo 444 volaba muy despacio antes del desastre. Según el diario, Airbus iba a emitir un comunicado para advertir a las compañías aéreas que usan sus modelos que, en condiciones meteorológicas difíciles, el Airbus A330 debe continuar con óptima velocidad. Airbus se negó a comentar esta información.El titular de la Oficina de Investigaciones de Francia, Paul Louis Arslanian, desmintió las informaciones de Le Monde y llamó a la prensa "a la prudencia". "Ninguna posibilidad esta excluida", afirmó.

En su caída, el avión no envió la señal de emergencia sino una serie de mensajes automáticos que ya fueron decodificados. Siguieron una sucesión de fallas, que continuaron con una despresurización de la cabina. Nadie sabe si todas estas razones fueron la causa del accidente, pero cualquier nueva recomendación de Airbus va a generar más especulaciones sobre las causas del accidente.

Según un piloto de Air Comet que viajaba entre Lima y Madrid vio "un flash de una luz blanco y vertical que desapareció en seis segundos", en el mismo momento en que el avión de Air France se esfumaba. Esa información vuelve a poner en marcha las explicaciones de una explosión a bordo o una bomba.

"No tenemos la menor posibilidad de una respuesta todavía", dijo el vocero militar francés, Christophe Prazuk.Para las familias, comienza el peor de los duelos. No tener un cuerpo de sus seres queridos es una de las pesadillas más duras de remontar, según los psiquiatras del equipo de crisis de Air France que trata de contenerlos.La tragedia comenzó a tener nombres y caras para los franceses. Todos los casos son dramáticos pero el de los nueve empleados y sus esposas de la empresa CGED, en Limoges, sudoeste de Francia, es uno de lo mas conmovedores. Los directivos los habían premiado por su récord de ventas con un viaje de cuatro días a Brasil junto a sus esposas. Todos fueron y dejaron a sus hijos con familiares. Tenían entre 25 y 35 años. Los directivos de la empresa lloran desconsoladamente.

La familia real francesa perdió a uno de sus descendientes. El príncipe Pedro Luis de Orleans de Braganza era el quinto en la línea de sucesión de la ex monarquía en Brasil y desapareció en el accidente, cuando regresaba de ver a sus padres en Brasil a su trabajo de banquero en Luxemburgo. El tenía muchos tíos y primos, como la princesa Beatrice de Orleans y sus hijos, en París .Para Alemania, entre los muertos está el arquitecto estrella Moritz Kock y Erich Heine, uno de los grandes patrones del grupo industrial ThyssenKrupp. Las familias de los desaparecidos probablemente viajen al área donde cayó el avión.  Clarin

Iberia, avión que volaba detrás del AF 447 cambió su ruta por la tormenta

 

Tras el fatídico vuelo AF 447 que desapareció en el Atlántico mientras volaba de Río de Janeiro a París volaba un avión de Iberia que también había salido de Río, pero con destino Madrid.

Volaba a la misma altitud y en el mismo pasillo aéreo, tan sólo diez minutos después del avión de Air France, según publica ABC. Entre ambos despegues hubo siete minutos de diferencia.

Fuentes de la tripulación del vuelo de Iberia confirmaron al diario que charlaron con sus colegas galos "en el momento de despachar el vuelo", cuando los pilotos recibieron información sobre la travesía que iban a realizar. Entre otros datos, fueron informados de las condiciones meteorológicas previstas para el trayecto.

"Se estableció el nivel de vuelo a 35.000 pies (algo menos de 10.700 metros de altitud) y nos situamos a 80 millas por la cola del aparato de Air France", declararon al periódico las mismas fuentes.

Sin embargo, debido a las malas condiciones meteorológicas, el vuelo de Iberia alteró el programa de vuelo y se desvió "30 millas al este" (alrededor de 48 kilómteros) evitando así la tormenta que absorbió al AF 447.

 

Categorías: Internacional.