MercoPress, in English

Martes, 23 de julio de 2019 - 06:58 UTC

 

 

Parlamento británico, escándalo por corrupción

Jueves, 21 de mayo de 2009 - 13:25 UTC

El primer ministro de Gran Bretaña, Gordon Brown, se declaró ayer indignado por el escándalo de los gastos que conmociona al Parlamento y la sociedad británicos.

Brown dijo por la televisora GMTV que desconocía los abusos de los legisladores, quienes presentaban cuentas de gastos por artículos que nada tenían que ver con sus tareas.

El premier calificó de inaceptable que un miembro de su gabinete, la ministra de Comunidades Hazel Blears, presuntamente hiciera trampas con el sistema de gastos para evitar pagar impuestos. Brown ha suspendido a otro ministro que es sometido a investigación.

El presidente de la Cámara de los Comunes, Michael Martin, renunció el martes pasado a causa del escándalo suscitado, en lo que fue la primera vez en tres siglos que un titular de la Cámara es obligado a dejar su cargo.

Aunque Martin, de 63 años, no ha sido involucrado en las recientes revelaciones sobre gastos de los legisladores -reclamos de reembolso por servicios de limpieza de viviendas particulares, mantenimiento de piscinas, alimentos para perros, entre otros despropósitos, además de pagos hipotecarios que han indignado a los contribuyentes-, el renunciante titular de la Cámara fue acusado de crear un clima que permitió los abusos.

Martin se resistió a las reformas destinadas a hacer más transparentes las erogaciones de los legisladores y luchó para impedir la publicación de los reclamos de gastos. Pero los mismos legisladores se resistieron a poner de manifiesto sus gastos a veces excesivos y los defensores de Martin dicen que está pagando platos rotos por aquéllos.

El titular de los comunes se encarga de mantener el orden durante los debates, decide qué legisladores son convocados para hablar y representa a su cuerpo legislativo en las discusiones con la reina Isabel II y la Cámara de los Lores. No es un cargo partidista y se supone que debe ser totalmente imparcial.

El último titular de la Cámara que había sido desplazado de su cargo fue John Trevor, acusado de aceptar un soborno en el año 1695. Martin había sido elegido como representante de Glasgow en 1979 como miembro del Partido Laborista y pasó a dirigir la Cámara en el año 2000.

El gobierno británico propuso una serie de medidas para restaurar la imagen del Parlamento tras el escándalo y Brown, rechazó ayer la petición del líder de la oposición conservadora, David Cameron, de convocar elecciones generales.

El primer ministro escocés, el nacionalista Alex Salmond, se había unido ayer a las voces que piden un adelanto electoral urgente para superar la crisis.

Los lores, también. Por su lado, la Cámara de los Lores británica aprobó ayer la suspensión de dos miembros laboristas durante seis meses por su disposición a cambiar leyes a cambio de dinero, en un hecho inédito en más de 350 años.

Lord Truscott, ex secretario de Estado de Energía, y Lord Taylor of Blackburn fueron acusados en enero por el dominical The Sunday Times de cobrar comisiones de empresas a cambio de enmendar leyes, aunque ambos negaron las acusaciones.

La decisión de suspender a los legisladores fue unánime.

Tan infrecuente resulta suspender a uno de sus miembros que el Comité de Privilegios de los Lores, encargado de elaborar el citado informe, tuvo que pedir asesoría legal para comprobar si esa sanción era posible.

De hecho, el último integrante de la Cámara Alta en ser suspendido fue el vizconde Savile, sancionado en el año 1642 por tomar partido por el rey Carlos I, famoso por la lucha de poder que mantuvo con el Parlamento.

Mal generalizado

El gran hermano. El primer ministro, Gordon Brown, obtuvo una compensación por los 7.400 euros que alega haber pagado durante dos años a su hermano Andrew por la limpieza de su segunda vivienda. Gordon Brown sostiene que compartía servicio de limpieza con su hermano y que los pagos a Andrew eran su parte del gasto común.

Categorías: Internacional.