MercoPress, in English

Miércoles, 22 de mayo de 2019 - 22:56 UTC

Brasil reduce los impuestos para estimular la economía

Miércoles, 1 de abril de 2009 - 09:17 UTC

Brasil lanzó el lunes un paquete de medidas tributarias para estimular la economía mediante la prórroga por tres meses de la eliminación del impuesto sobre productos industrializados (IPI) a vehículos populares, y su extensión para motocicletas y materiales de construcción.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, dijo que la pérdida fiscal calculada en 1.500 millones de reales (643,7 millones de dólares estadounidenses) se vería compensado con un aumento en los impuestos sobre los cigarrillos, cuyo precio al consumidor deberá aumentar 30% cuando entre en vigor el 1 de mayo.

Al mismo tiempo, el Banco Central modificó el lunes su proyección de crecimiento económico a 1,2% en el año, desde 3,2% en su informe trimestral previo, emitido en diciembre.

El informe también redujo la proyección inflacionaria, que cayó a 4% para el año desde 4,7% proyectado en el informe anterior. Según el documento del Banco Central, la baja en la proyección de crecimiento "refleja en parte la baja en la actividad económica del último trimestre de 2008 más intensa de lo que se esperaba, además de las señales de que la recuperación se dará en forma gradual a lo largo del año".

La economía brasilera sufrió una contracción de 3,6% en el último trimestre de 2008, aunque en el año acumuló un creciminento de 5,1%. Mantega había vaticinado a fines del año pasado que la economía brasilera crecería 4% en 2009, aunque el lunes admitió que se conformaría con 1% ó 2%, dada la magnitud de la crisis financiera internacional.

"Estamos caminando en dirección de desestimular el consumo de cigarro y, con los recursos generados, vamos a pagar la cuenta de otras medidas", declaró el ministro.

Las medidas se adoptaron para evitar que la industria automotriz evite despidos o vacaciones colectivas por una baja en las ventas dentro y fuera del país. Mantega explicó que la prórroga del corte tributario sobre vehículos con motores de 1.000 cilindradas contempla la firma de un pacto entre trabajadores para la mantención del empleo durante los tres meses que durará la medida.

"Después de esos tres meses, la economía deberá haberse recuperado", vaticinó Mantega al hacer el anuncio en Sao Paulo. Carros de una cilindrada de 1.000 tendrán el IPI eliminado, mientras que aquellos de 1.000 a 2.000 que funcionan con motor a alcohol o flexible (alcohol y gasolina) pagarán un tributo de 5,5%, mientras que los de gasolina pagarán 6,5%.

Motores de una cilindrada superior a 2.000 mantendrán el tributo de 18%. Paralelamente, el IPI que pagan las motocicletas caerá a partir del 1 de abril de 3% en la actualidad a cero, con la condición de que las empresas mantengan los empleos en las plantas de la Zona Franca de Manaus, ciudad amazónica que concentra la mayor producción de motos del país.

El paquete también reduce los impuestos sobre productos utilizados en la construcción, como cemento, pintura, mortero, pilas, fregaderos y duchas eléctricas, informó AP.

Categorías: Economía, Brasil.