MercoPress, in English

Martes, 23 de julio de 2019 - 20:31 UTC

 

 

El salvador: histórica victoria de la izquierda

Lunes, 16 de marzo de 2009 - 15:28 UTC

El candidato Mauricio Funes, del ex guerrillero Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, aventajó por escaso margen a la oficialista Alianza Republicana Nacionalista, y se proclamó ganador en las elecciones presidenciales de El Salvador.

Funes aseguró que trabajará "por el bien general, buscando favorecer a los sectores más excluidos". El oficialismo reconoció su derrota.

"Trabajaré por el bien general, buscando favorecer a los sectores más excluidos", afirmó, y citó a "el mártir" monseñor Oscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980, quien decía que la Iglesia debía tener una "opción preferencial por los pobres".

Después de una campaña muy polarizada, Funes llamó a dejar de lado "la confrontación y el revanchismo" y afirmó que, con este resultado que pone fin a 20 años de gobiernos de derecha, los salvadoreños han firmado "un nuevo acuerdo de paz, de reconciliación del país consigo mismo".

"Es hora de avanzar hacia el futuro y dejar atrás las venganzas del pasado", dijo el presidente electo, que prometió un trato respetuoso al partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), de derecha, que pasa a la oposición por primera vez en su historia.

"Esta es la noche más feliz de mi vida y quiero que sea también la noche de la más grande esperanza en El Salvador", afirmó Funes ante seguidores que gritaban "sí se pudo, sí se pudo", en un hotel de la capital salvadoreña.

Funes agradeció a "todos los que vencieron el miedo y se entregaron de pecho abierto a la lucha democrática por un nuevo El Salvador".

Durante la campaña, el candidato de la ex guerrilla salvadoreña enfrentó acusaciones de sus rivales derechistas de que quería convertir al país en una réplica de la Venezuela de Hugo Chávez.

"Esta noche deben tener el sentimiento de esperanza y reconciliación del esfuerzo que hizo posible la firma de los Acuerdos de Paz", manifestó, en referencia a los acuerdos que pusieron fin en 1992 a 12 años de guerra civil entre el FMLN y el régimen de derecha.

"A lo largo de toda la jornada, hemos firmado un nuevo acuerdo de paz, de reconciliación del país consigo mismo", dijo.

"Este día ha triunfado la ciudadanía que creyó en la esperanza y venció el miedo".

Funes invitó a todas las fuerzas sociales y al empresariado a trabajar unidos para construir un país basado en la tolerancia y para hacer frente a la crisis económica mundial con economía "dinámica, eficiente y competitiva".

El virtual presidente electo de El Salvador indicó que su propósito es convertir al país en la economía más dinámica de Centroamérica y llevar una política exterior independiente, en la que las prioridades serán la integración con Centroamérica y el fortalecimiento de las relaciones con Estados Unidos.

Funes indicó que en las elecciones el pueblo salvadoreño "ha refrendado el cambio como opción histórica" y ofreció convertirse en el presidente de la paz, de la unión, del progreso, de la justicia social y del cambio seguro.

Por otra parte, el candidato oficialista salvadoreño Rodrigo Ávila reconoció anoche su derrota en las elecciones presidenciales rodeado por los cuatro presidentes que ha tenido su partido, Alianza Republicana Nacionalista, desde 1989.

"Quiero, a Mauricio Funes, reconocerle que en esta lucha cerrada el margen de diferencia le ha dado la ventaja", dijo Ávila, pero señaló que los resultados evidenciaron que el electorado estuvo dividido en dos mitades.

Funes ganó con 51,25 por ciento de los votos (1.237.408) frente a 48,74 de Ávila (1.176.794), después de una campaña altamente polarizadas.

"Seremos una oposición vigilante y garante de que se respeten las libertades de nuestro pueblo salvadoreño", afirmó, e indicó que su partido ha dado un ejemplo de lo que es "aceptar la voluntad del pueblo".

Categorías: Política, América Latina.