MercoPress, in English

Domingo, 26 de mayo de 2019 - 17:00 UTC

Primer viaje de un líder cubano desde el colapso de la URSS

Jueves, 29 de enero de 2009 - 07:38 UTC

En su primer viaje fuera de América latina como gobernante, el presidente cubano, Raúl Castro, inició ayer una histórica visita oficial de una semana a Rusia, la primera que realiza un mandatario cubano en los últimos 23 años.

En noviembre pasado, Castro eligió Venezuela y Brasil como sus dos primeros destinos al exterior.

Fidel Castro realizó su última visita de Estado a Moscú en 1986, en plena perestroika, y se reunió con el último dirigente soviético, Mikhail Gorbachov. Un año más tarde, asistió al 70° aniversario de la Revolución de Octubre. Raúl, por su parte, visitó Rusia como ministro de Defensa en 1985 para asistir a los funerales del presidente Konstantin Chernenko.

Raúl Castro, que en menos de un mes cumplirá su primer año de gobierno, mantendrá hoy conversaciones informales con su homólogo ruso, Dimitri Medvedev, en la residencia presidencial de Zavidovo, en las afueras de Moscú. La reunión oficial en el Kremlin se realizará mañana. Castro y Medvedev firmarán varios acuerdos de cooperación económica, comercial y cultural. El mandatario cubano, que estará en Rusia hasta el 4 de febrero, podría reunirse también con el primer ministro ruso, Vladimir Putin.

"Las actuales relaciones entre Rusia y Cuba son extraordinarias", declaró Castro en una entrevista concedida a la agencia rusa Itar-Tass. El dirigente cubano, de 77 años, añadió que ambos países "defienden activamente" la idea de un mundo multipolar. "Nosotros, como muchos otros, juzgamos que el renacimiento de Rusia es un factor positivo", señaló.

El canciller ruso, Serguei Lavrov, afirmó que la visita de Castro "fortalecerá la asociación entre Rusia y Cuba". Lavrov se mostró esperanzado de que el embargo estadounidense a la isla, que Moscú considera un "vestigio de la Guerra Fría", sea retirado por la nueva administración de Barack Obama.

Acuerdos estratégicos

Como anticipo del viaje de Castro, la semana pasada ambos gobiernos suscribieron varios acuerdos de colaboración, entre los que se destaca el convenio entre la compañía Cubapetróleo y el consorcio nacional ruso de petróleo para explorar yacimientos de hidrocarburos en aguas del Golfo de México.

"El intercambio abarcará toda la actividad petrolera, la prospección, la extracción, el refinamiento y la comercialización", señaló el viceprimer ministro ruso, Igor Sechin. El consorcio de minería ruso Norilsk, el mayor productor mundial de níquel, también suscribió un acuerdo con Cubaníquel para la financiación de estudios geológicos en la isla.

La visita de Castro a Moscú, considerada "histórica" por ambos gobiernos, responde a la invitación cursada por Medvedev durante su viaje a La Habana, en noviembre pasado. Entonces, el presidente ruso dio por superado el período de desencuentros de la década pasada, y concedió un crédito a La Habana de 20 millones de dólares.

Las relaciones bilaterales se enfriaron en 2001, después de que Moscú decidiera cerrar una base de espionaje electrónico instalada cerca de La Habana en plena Guerra Fría. Pero en los últimos años los antiguos aliados políticos volvieron a acercar posiciones. Un hecho que ayudó a recomponer las relaciones fue, sin duda, la decisión del Kremlin de congelar el reclamo de la deuda histórica de Cuba con Rusia, que supera los 20.000 millones de dólares.

Como muestra del buen entendimiento, una flotilla de la armada rusa visitó La Habana en diciembre de 2008 por primera vez desde el colapso de la Unión Soviética, en 1991.

Por otra parte, el régimen cubano invitará este año a la isla al relator especial de la ONU contra la tortura, Mafred Novak, anunció ayer en La Habana el canciller cubano, Felipe Pérez Roque. Asimismo, el ministro adelantó que Cuba ratificará la próxima semana la convención de la ONU para la protección contra las desapariciones forzadas. (Agencias EFE y AFP)

Categorías: Política, América Latina.