MercoPress, in English

Lunes, 20 de mayo de 2019 - 02:47 UTC

Argentina: nuevo canje de deuda

Jueves, 29 de enero de 2009 - 07:25 UTC

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, anunció que una operación de canje de títulos de deuda promovida por su gobierno había alcanzado un “éxito sin precedentes”: la propuesta de canjear los denominados Préstamos Garantizados por nuevos títulos de deuda tuvo una adhesión del 97%.

El canje ofrecido se aplicó a títulos en manos de entidades bancarias y aseguradoras locales, con el fin de aliviar las presiones de los vencimientos de corto plazo.

Fernández de Kirchner precisó que se trata de préstamos por US$4.314 millones que vencen entre 2009 y 2011, que serán reemplazados por otros títulos que tienen fecha de pago en 2014.

"Es el canje voluntario más importante que se haya hecho en la Argentina. Estamos muy contentos porque revela algo que hoy constituye uno de los principales problemas de la economía mundial: confianza", expresó la mandataria.

Con esta operación, el gobierno ha buscado dar una señal de fortaleza financiera en el país, en el marco de la crisis económica global.

De hecho, el canje había sido programado originalmente para finales de 2008, y fue postergado por el adverso clima financiero imperante.

¿Aceptación?

Para el gobierno, este nivel de adhesión casi total tiene una lectura política: revela, según expresó la presidenta, un creciente nivel de aceptación de su gestión económica.

"Esto no es una medida contra cíclica, es una actualización del modelo que elegimos en 2003. Demuestra que somos confiables", enfatizó la mandataria, en una reunión en la residencia de Olivos a la que asistieron ministros, gobernadores y otros funcionarios de todo el país.

Sin embargo, para analistas locales consultados por BBC Mundo, la respuesta favorable de los inversores locales era previsible y no despeja por completo las dudas sobre la capacidad de pago de Argentina.

"El gobierno ya había negociado esta operación con los bancos y el esquema es rentable tanto para las entidades bancarias como para el gobierno, es una situación en la que todos ganan", expresó el analista independiente Sergio Berensztein, de la consultora Poliarquía.

"Pero ahora vienen los desafíos mayores. El gobierno evidentemente va a mostrar esto como una carta importante, pero el hecho de que el canje haya salido bien no significa que la desconfianza desaparezca. Las dudas sobre el programa financiero persisten", agregó el experto.

Nuevos títulos

El intercambio de títulos quedó cerrado al mediodía del miércoles, cuando venció el plazo para que los interesados presentaran sus títulos en el llamado Mercado Abierto Electrónico

Los nuevos papeles de deuda, denominados Bonar, serán emitidos en pesos argentinos y regulados por legislación local.

Con vencimiento a cinco años, tendrán una tasa del 15,4% en los primeros 12 meses y luego se regirán por una tasa ajustable, según fuentes del gobierno.

Para la economía argentina, la operación implica una reducción de los pagos pendientes para este año.

Así, reduce la incertidumbre sobre la capacidad de pago de la deuda pública, de casi US$150.000 millones, y -según algunos analistas consultados por BBC Mundo- despeja además la sombra de un posible nuevo default o cesación de pagos para el país en el contexto internacional.

Argentina debe afrontar vencimientos globales por casi US$40.000 millones entre 2009 y 2010 -US$20.000 millones cada año-, y las necesidades de financiamiento alcanzan los US$11.800 millones este año, según cifras del Ministerio de Economía (BBC Mundo)

 

Categorías: Economía, Argentina.