MercoPress, in English

Lunes, 22 de julio de 2019 - 14:20 UTC

 

 

Fidel Castro recibe a la presidenta de Argentina y elogia a Obama

Jueves, 22 de enero de 2009 - 22:37 UTC

Una vez más Fidel Castro ha resucitado. Y su regreso, tras las últimas especulaciones sobre el deterioro de su estado de salud - y hasta de su posible muerte, según Miami -, ha sido contundente: primero, recibió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, antes de concluir la primera visita que un mandatario argentino realiza a la isla en 23 años; segundo, escribió un artículo en Granma en el que comenta el encuentro y recibe con una de cal y otra de arena a Barack Obama.

Castro elogia en su columna al nuevo presidente norteamericano. Dice que no alberga "la menor duda" de "honestidad con que Obama expresa sus ideas" pero señala que "a pesar de sus nobles intenciones" quedan "muchas interrogantes por responder"; y pone como ejemplo "cómo podría un sistema despilfarrador y consumista por excelencia preservar el medio ambiente".

Castro recibió a Fernández durante 40 minutos el pasado miércoles, horas antes de concluir una visita de tres días a la isla. El líder comunista le contó que el martes siguió en directo la ceremonia de investidura de Obama y le manifestó la "importancia histórica" que para él tenía aquel ritual. "Ayer a las 12 del día habían transitado 10 presidentes a lo largo de 50 años, en los que a pesar del inmenso poder de ese país no habían podido destruir la Revolución Cubana", escribió.

El articulo -o la reflexión, como gusta llamar Castro a sus comentarios de prensa- fue difundido ayer en todos los medios de prensa cubanos, y fue una prueba más de que Castro no se encuentra moribundo, como muchos aseguraban, sobre todo en Miami.

Los rumores sobre el agravamiento del ex mandatario cubano, que no aparece en público desde el 26 de julio de 2006, se vieron alentados por varios hechos: desde el 15 de diciembre Castro no publicaba sus habituales columnas en la prensa local; su mensaje para felicitar a sus compatriotas con motivo del 50 aniversario de la revolución fue un telegrama de 16 palabras; no recibió a dos mandatarios amigos, Rafael Correa, de Ecuador, y Martín Torrijos, de Panamá, quienes visitaron la isla en los últimas dos semanas; y unas declaraciones de Hugo Chávez, que afirmó que Castro ya nunca volvería a ser el mismo.

"Yo lo vi muy bien, estaba de muy buen ánimo", contó la mandataria argentina tras el encuentro, del que no se han difundido fotos. El presidente cubano, Raúl Castro, quién la acompañó a la entrevista, declaró después de que Cristina Kirchner abandonara La Habana rumbo a Venezuela: "[Fidel] está haciendo ejercicios, pensando mucho, escribiendo mucho, asesorándome a mí y ayudando. ¿Creen ustedes que si estuviera grave yo estaría risueño?".

Admitió que "la felicitación del primero de enero fue corta, que vinieron jefes de estado y no los vio, que hace rato que no escribe una reflexión", pero anticipó: "Ya saldrán algunas". Para dejar zanjadas las especulaciones, que se repiten cada vez con más frecuencia, Raúl confirmó que la semana próxima viajará a Rusia. "¿Creen que yo puedo salir de aquí si Fidel estuviera grave?". Una vez más, Castro esta de vuelta de las catacumbas.

El Pais - Madrid

Categorías: Política, América Latina.