MercoPress, in English

Miércoles, 22 de mayo de 2019 - 23:17 UTC

Mal comienzo de temporada de cruceros; encalla un buque en la Antártida con 122 personas a bordo

Viernes, 5 de diciembre de 2008 - 07:51 UTC

Un crucero de bandera panameña pero perteneciente a una compañía argentina chocó ayer, mientras navegaba por las heladas aguas de la Antártida, contra una roca. La embarcación quedó automáticamente varada y con una fisura en el casco, por donde empezó a entrar agua y a filtrarse combustible.

Ninguno de los 82 pasajeros y 40 tripulantes sufrió heridas; para esta madrugada estaba previsto un operativo de evacuación: se preveía que todos los pasajeros y la mayor parte de la tripulación serían rescatados por un buque de la Armada de Chile.

El plan original de rescate establecía que la gente sería trasladada en gomones desde el "Ushuaia", el crucero varado, hacia el "Aquiles", un buque de transporte de carga y pasajeros de la Armada chilena.

El "Ushuaia" -tiene 84,4 metros de largo y fue fabricado en 1970 en los Estados Unidos- sufrió el accidente ayer a la mañana en proximidades de la Bahía Guillermina, al oeste de la península antártica y a unos 300 kilómetros de la Base Marambio.

El crucero se dedica a las expediciones antárticas desde hace seis años y pertenece a la empresa argentina Antarpply Expeditions. Su directora de ventas, Ute Hohn, aclaró que a bordo había 82 pasajeros y no 89 como se informó inicialmente. Doce eran estadounidenses, nueve alemanes, seis españoles, además de gente de Nueva Zelanda, Australia, Italia, Francia, Suiza, China y otros. De acuerdo a Hohn, también había argentinos en el pasaje y la tripulación, pero no precisó la cantidad.

El barco había zarpado de Ushuaia el 28 de noviembre y tenía previsto regresar a esa ciudad el lunes que viene. Por el paseo, cada pasajero pagó entre 3.410 y 5.890 dólares, dependiendo de la categoría de las cabinas.

Poco después de impactar contra la roca, el capitán del Ushuaia, Jorge Alghieri, envió una señal de alarma vía satélite. La primera embarcación que llegó en su ayuda fue el "Antartic Dream", un buque perteneciente a la compañía chilena Antartic Shipping y que se dedica a los cruceros antárticos.

"Estamos posicionados al lado del 'Ushuaia' y se nos pidió permanecer allí como respaldo. Sólo en caso de una emergencia severa los pasajeros y tripulantes serían evacuados a nuestro buque", explicó Mauricio Retamales, director ejecutivo de Antartic Shipping.

Poco después de sufrir el accidente, el capitán Alghieri dispuso que se colocase una barrera de contención para impedir que las pérdidas de combustible se desparramasen demasiado. "Según el capitán del crucero, es poco lo que le entra de agua y le sale de combustible", sostuvo el capitán Roberto Ulloa, vocero de la Armada argentina.

En declaraciones a la prensa desde el crucero, el capitán Alghieri contó que los pasajeros reaccionaron con "asombro" ante el accidente. "Nuestra prioridad fue mantenerlos informados sobre la situación en que estaban", agregó. Alghieri es conocido porque le gusta cruzar los mares escuchando a Brahms y a Beethoven.

Si las condiciones climáticas lo permitían, el buque "Aquiles" debía llegar hoy a las 5 de la mañana al sitio en que se encuentra atrapado el Ushuaia. Hacía allí también se dirigía el buque Lautaro, un remolcador chileno que se encargaría de desencallar el crucero.

 

Categorías: Turismo.