MercoPress, in English

Lunes, 20 de mayo de 2019 - 18:43 UTC

Londres anunció inicio de barrido de minas en Falklands/Malvinas

Viernes, 28 de noviembre de 2008 - 02:40 UTC

El Reino Unido anunció esta semana en Ginebra que comenzará el barrido de tres campos minados en las Falkland Islands a la vez que confirmó el pedido de extensión por diez años para completar el des-minado, tal cual está previsto en la Convención de Ottawa.

"Me complace anunciar hoy que el RU ha decidido proceder con el barrido de tres campos minados en las Falkland Islands. Se trata de Fox Bay 8 (isla occidental); Goose Green 11; y Stanley Area 3, M25. Son áreas que han sido elegidas por su proximidad a zonas urbanas.

Adicionalmente la variedad de terreno que cubren servirá para probar los impactos ambientales y ecológicos del barrido y des-minado, los cuales he indicado son factores significativos de preocupación" dijo el representante del RU ante la Comisión de Desarme, embajador John Duncan.

Duncan hizo el anuncio ante la novena reunión de los Estados parte de la Convención sobre prohibición de uso, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonales reunidos en Ginebra.

"Basado en la información del Estudio de Factibilidad, el RU ha solicitado una extensión de diez años, --tal cual deja en claro el informe-- pues barrido de minas en las Falklands es de por sí un gran desafío y el barrido completo tomaría por lo menos diez años", agregó el embajador Duncan.

Más adelante dijo que la sugerencia "para revisar nuestra solicitud a favor de una extensión de tiempo más corta a primera vista parece un planteo razonable para algunos Estados miembros. Sin embargo vale la pena tener en mente que cuando posible el RU se ha esmerado por completar el trabajo requerido bajo las obligaciones que impone la Convención y muy por delante de los plazos de vencimientos, al igual que con la destrucción de nuestros inventarios (de minas anti personales) almacenados".

El embajador Duncan dijo que el RU había solicitado una extensión de diez años debido a la complejidad de los términos prácticos que involucran el cumplimiento de las actuales tareas de des-minado en las Falkland/Malvinas agregando que fueron ampliamente explicadas con cierta amplitud en el Estudio Conjunto de Factibilidad (con Argentina).

"Las sugerencias de posibles enfoques para regenerar vegetación cuando se trata de métodos de desminado invasivo solo se sugieren, y se describen basados en experiencia y en experimentos obtenidos dentro del medio ambiente del RU...Muy pocas, si es que algunas, pruebas de re vegetación natural han sido abordadas en el caso de turba que ha sido removida o muy perturbada.

Se recomienda con insistencia que pruebas de todos los experimentos planteados sean encarados en zonas adecuadas antes de emprender una restauración vegetal extensiva", afirma el Estudio de Factibilidad. También apunta hacia la necesidad de una fuerte salvaguarda en materia de propuestas de mitigación, y la recuperación biológica de suelos dañados por las actividades de des-minado que se hayan cumplido cerca de las pingüineras".

"Si bien ha habido alguna investigación experimental sobre los efectos de perturbar la actividad metabólica de los pingüinos, de su influencia reproductiva incluyendo algún asesoramiento de las propias Islas, la información disponible es insuficiente como para determinar con certeza el impacto total sobre el medio ambiente".

El embajador Duncan también indicó que el RU es afortunado en tanto el impacto humanitario y socio-económico de las áreas minadas en las Falklands es insignificante: luego de concluido el barrido inmediatamente después del conflicto de 1982, no se han sufrido pérdidas de vidas en 25 años y no hay presiones para recuperar la tierra anulada por dicho minado.

En contraste, muchos de los otros países solicitand

o extensiones de períodos de cumplimiento ante la reunión de los Estados partes, han informado de significativas cifras de víctimas producidas por las minas y presentado pruebas evidentes de cómo el des-minado ha permitido el desarrollo socioeconómico que hasta ahora no había sido posible.

"Esto pone de relieve el hecho que la prioridad debe continuar dándosele al barrido de las minas antipersonales donde continúan a mutilar y matar", resaltó.

El embajador finalmente resaltó el decidido apoyo del RU a la convención de Ottawa y el compromiso de Londres de cumplir con sus obligaciones.

También recordó que junto con Canadá, Japón y Noruega en conjunto el año pasado desembolsaron 160 millones de dólares para ayudar a esos países peor castigados por esos explosivos mortales.

Mencionó asimismo el millón de minas antipersonales que han sido destruidas del inventario que poseía el RU y que dicha acción se cumplió tres años antes de lo requerido por el artículo 4 de la convención de Ottawa.

Categorías: Política, Falklands-Malvinas.