MercoPress, in English

Jueves, 18 de julio de 2019 - 17:38 UTC

 

 

El futuro de Chávez se pone en juego

Domingo, 23 de noviembre de 2008 - 09:49 UTC

La oposición podría vencer hasta en ocho gobernaciones, algunas de ellas consideradas “vitales” El presidente podría perder en distritos que consideraba ya “seguros”

Las elecciones regionales de hoy en Venezuela cobraron un inusitado protagonismo. No son sólo 22 gobernaciones y más de 320 alcaldías en juego. Es un referéndum sobre Hugo Chávez. Y así lo entiende, y promueve, el propio presidente.

"Se está jugando el destino mío, el de Chávez. Que Chávez siga gobernando a Venezuela dependerá de lo que pase el 23 de noviembre (...). Se juega el futuro de la revolución y del socialismo", ha reiterado el presidente. Y sus acciones respaldan sus palabras. El mandatario ha tomado personalmente la dirección de la campaña de los candidatos de su partido, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Allí donde acude, Chávez pronuncia un encendido discurso -en el que no faltan insultos y amenazas a los opositores- y el candidato local prácticamente se limita a aplaudir. Así ha ocurrido durante las semanas que ha llevado la campaña.

Mucho más que en las cuestiones habituales de las elecciones regionales -tales como la inseguridad, el funcionamiento de los servicios públicos o los índices de violencia- Chávez ha concentrado la campaña en su propia persona y en su proyecto de gobierno y de país.

Así lo ha reconocido el vicepresidente del PSUV, Alberto Muller: "Hasta ahora no hay quién sustituya su figura, ni siquiera en los papeles secundarios ya que el partido, que sólo tiene un año de fundado, aún está en formación".

Y Chávez, que aún ostenta una popularidad que ronda el 60%, sabe que su proclamada revolución lo tiene como única figura de peso. Sin su participación, las chances de sus candidatos se verían fuertemente mermadas

Categorías: Política, América Latina.