MercoPress, in English

Viernes, 19 de abril de 2019 - 12:42 UTC

Caída del crudo ensombrece el futuro de Venezuela

Sábado, 15 de noviembre de 2008 - 07:55 UTC

El pronunciado descenso de los precios del petróleo en el mercado internacional, que el miércoles cayeron a su nivel más bajo en 20 meses, afectará severamente la economía de Venezuela en el corto plazo, según admitieron altas autoridades del gobierno, y expertos independientes.

En una inusual declaración pública, el presidente venezolano Hugo Chávez admitió que los bajos precios del petróleo impactarán negativamente el desempeño económico del gobierno, si la crisis mundial continúa prolongándose.

"El precio del petróleo ha venido bajando como resultado de la crisis global. Este es un factor que si se extiende por más tiempo, podría afectarnos, ciertamente nos afectaría'', reconoció Chávez.

Las declaraciones contrastaron con otro mensaje transmitido por el mandatario venezolano hace dos semanas durante una gira electoral por el estado Zulia, principal enclave petrolero del país, en donde afirmó que aún con los bajos precios del crudo, "esta revolución para nada que caería''.

"Algunos andan ligando que el petróleo siga cayendo porque así Chávez va a caer. Les voy a recordar a esos sesudos analistas que cuando llegamos aquí el petróleo estaba en siete dólares. Si llegará de nuevo a siete dólares, está revolución para nada que caería, se fortalecería incluso, así lo digo como reto y como compromiso'', declaró Chávez.

El precio de la cesta venezolana descendió el miércoles a unos $47 el barril, un precio muy por debajo del precio de $64 el barril, utilizado por el gobierno para estimar el presupuesto del 2009.

Alrededor del 65 por ciento de los ingresos de Venezuela provienen del petróleo, una cifra superior a los $50,000 millones anuales.

La caída del crudo supone que en lo inmediato, el gobierno no está en capacidad de cobrar el llamado impuesto a las ganancia súbita petrolera, aplicable cuando el barril supera la barrera de los $70, y que suministraba entre $150 y $200 millones semanales a las arcas oficiales.

En total, la caída del precio del crudo podría eliminar más de $9,000 millones en recursos adicionales que el gobierno esperaba recibir a través del impuesto a la ganancia súbita petrolera, estimó un reporte reciente de la firma calificadora de riesgos Standard & Poor's.

En el futuro inmediato, Venezuela enfrenta el peligro de una recesión con "graves consecuencias políticas debido a que la capacidad fiscal del gobierno para mantener gastos altos se estaría contrayendo de manera aguda'', escribió David Duarte, en un reporte de la firma de análisis financiero 4CAST.

"El que diga que la crisis no afectará a Venezuela, está mintiendo'', dijo por su parte el economista José Guerra, ex jefe de economistas del Banco Central de Venezuela.

Guerra detalló que incluso con un precio promedio del crudo a $102, el gobierno ya experimentó un déficit fiscal, y que por tanto con un barril por debajo de $60 "el gobierno no podrá financiarse''.

Los altos precios del crudo en los últimos dos años ha permitido al gobierno del presidente Chávez incrementar a nivel sin precedentes el gasto social en Venezuela, e impulsar su propia popularidad entre los venezolanos.

También le permitió promover el financiamiento de gobiernos aliados en América Latina, una política que en el nuevo escenario económico podría no ser capaz de sostener.

"Chávez va a tener que tomar una decisión: o deja de ayudar a otros países con petróleo barato, o se enfrenta a una merma sustancial de los ingresos del país'', indicó Horacio Medina, experto petrolero con sede en Miami.

Según Medina, la petrolera estatal venezolana PDVSA suministra unos 300,000 barriles diarios a aliados como Cuba, Nicaragua, Guatemala, República Dominicana, Argentina, Uruguay y Bolivia. Sólo a Cuba envía unos 105,000 barriles diarios de crudo.

Adicionalmente, como forma de pago por préstamos realizados por PDVSA, Venezuela envía unos 80,000 barriles de crudo residual a China para cubrir una deuda de $4,000 millones; y otros 40,000 barriles a Japón, para atender un préstamo de $3,000 millones.

Por otra parte, Venezuela tiene que pagar casi una cuarta parte de la producción obtenida por la explotación de crudo en alianza con transnacionales como Chevron, Total, Eni y Repsol, un total de unos 380,000 barriles diarios.

"Lo que le queda finalmente a Venezuela es un millón de barriles diarios, que es lo que vende a Estados Unidos'', precisó Medina.

Domingo Maza Zavala, ex director del Banco Central de Venezuela, advirtió que con los actuales precios del petróleo "Venezuela no podrá subsistir'', y urgió al gobierno a tomar medidas para evitar el impacto de una crisis económica de grandes proporciones.

Según Maza, casi todos los ingresos petroleros serán absorbidos por la deuda interna pública y privada, que oscila entre $10,000 y $12,000 millones, y por las importaciones, que alcanzaron los $50,000 millones este año, según cifras oficiales.

La situación actual de la industria petrolera venezolana, que no se encuentra en su mejor momento debido a la falta de inversión en mantenimiento, podría significar un problema adicional para el gobierno.

Según Evanán Romero, ex viceministro de Energía y Minas de Venezuela y actual director del Grupo Asesor Petrolero Venezolano, con sede en Miami, el 84 por ciento de las actuales reservas petroleras no están desarrolladas y requieren de enormes capitales y tecnología. Además, de los 32,000 pozos petroleros sólo funcionan poco menos de 18,000, mientras que unos 11,500 están en situación de abandono.

El panorama del país para después de las elecciones regionales de noviembre, tiende a empeorar, según firmas calificadoras internacionales.

Un informe de Standard & Poor's indicó el viernes que, aunque Venezuela mantiene un panorama económico "estable'' según la clasificación de la agencia, existe preocupación por el impacto en el corto plazo de factores como la alta inflación (30 por ciento), déficit financiero, una posible devaluación y una potencial derrota en importantes estados en las elecciones regionales de noviembre. (Miami Herald)

 

Categorías: Economía, América Latina.