MercoPress, in English

Viernes, 19 de abril de 2019 - 12:26 UTC

Un informe oficial rebaja a la mitad el valor de Aerolíneas y Austral

Jueves, 13 de noviembre de 2008 - 10:28 UTC

Las negociaciones entre Argentina y el grupo español Marsans han sufrido un nuevo varapalo tras la publicación este martes de un informe por parte de la Auditoría General de la Nación (AGN) argentina, que estima que la situación de Aerolíneas Argentinas y su subsidiaria Austral es mucho más grave de lo admitido por Marsans, según publica el diario argentino La Nación en su edición digital.

El pasado 17 de julio el grupo Marsans, propietario de Aerolíneas Argentinas y Austral, firmó con Argentina un acuerdo para la venta de estas dos empresas. Sin embargo, la divergencia de opiniones entre las dos partes sobre el valor de las compañías ha mantenido las negociaciones sin apenas avances desde entonces. Por ello, el Parlamento argentino no convalidó el acuerdo y estableció que una consultora de prestigio internacional debía determinar el precio de Aerolíneas y su subsidiaria de vuelos domésticos Austral, tasación que tanto Argentina como Marsans se comprometían a acatar.

Según el informe publicado por la AGN, el valor del patrimonio de Aerolíneas Argentinas y Austral arroja un saldo negativo de más de 525 millones de euros. Tanto Buenos Aires como Marsans aceptan el hecho de que el valor sea negativo, el problema surge en cantidad. Para Argentina el valor negativo es de 663 millones de euros, por lo que no debería abonar nada al grupo español para nacionalizar las dos empresas. Por el contrario, Marsans opina que el saldo negativo se encuentra entre 262 y 435 millones de euros.

En cuanto a la gravedad de su situación, el informe de la AGN establece un "progresivo deterioro" en "todas las variables" de Aerolíneas Argentinas y Austral, "tanto el endeudamiento como la solvencia general, careciendo de financiación propia, de liquidez y especialmente de capital de trabajo para poder hacer frente a los compromisos establecidos". Asegura además que las compañías "se encuentran en causal de disolución por pérdida de capital social (...), debiendo los accionistas reintegrar total o parcialmente su capital para que no se produzca la liquidación".

Categorías: Política, Argentina.