MercoPress, in English

Martes, 23 de abril de 2019 - 08:14 UTC

Chile espera a 530 pilotos con la “etapa reina” del Dakar

Jueves, 6 de noviembre de 2008 - 10:12 UTC

La organización del Dakar Argentina-Chile 2009, que se realizará por primera vez en Sudamérica después de que el año pasado fuera suspendido por amenazas terroristas en África, confirmó un número récord de inscritos: 530 vehículos -entre motos, autos, camiones y cuadrimotos-, la cifra más alta en la historia de la prueba desde 1988.

Del recorrido, que tiene 9.574 kilómetros, 2.555 serán en Chile, incluyendo la etapa más larga de la prueba: 666 kilómetros cronometrados por el desierto de Atacama el 13 de enero.

Todas las dudas y temores que se desataron por la suspensión de la edición 2008 del Dakar a sólo un día de su largada en Lisboa, junto con la incertidumbre por su traslado a un nuevo continente para el próximo año, ya son parte del pasado: Etienne Lavigne, director de la prueba, no ocultó su satisfacción ante la masiva respuesta de los participantes, que llegaron a un histórico número de 530 inscritos. Se trata de la cuarta mayor cantidad de competidores en la historia de la clásica prueba y la cifra más grande desde 1988, cuando se apuntaron 603 vehículos.

"El Dakar existe antes que nada por su voluntad de descubrimiento y por su capacidad de confrontarse con lo desconocido. Al cruzar el océano, el rally se apresta a una experiencia fiel a sus valores, a su temperamento... Argentina y Chile dan la posibilidad de conservar la posición de aventurero que siempre caracterizó a los hombres del Dakar", resumió el francés.

Para ASO, la empresa que organiza la competencia creada en 1979, el número de participantes es vital: del pago de las inscripciones proviene gran parte del financiamiento de la prueba, cuyos costos se han encarecido por la nueva locación. Por este concepto, ya tienen a su haber unos 9,7 millones de euros (13.500 por cada moto y cuadriciclo, 22.800 por un auto y 24 mil por un camión). Y eso sin contar el personal y los vehículos de asistencia, que también deben pagar.

Con ese dinero, más el aporte de los sponsors y los apoyos gubernamentales, los organizadores empiezan a sacar cuentas alegres: el costo de armar la carrera estaría cubierto, pese a que el presupuesto aumentó de 11 a 14 millones de euros en comparación a lo que se requería en África. "Antes, la travesía de Gibraltar y el regreso costaba entre 650.000 y 700.000 euros. Ahora son tres millones, con 21 días de mar en la ida y la vuelta", explicó Lavigne.

El paso por Argentina y Chile, que se extenderá entre el 3 y el 18 de enero (con un día de descanso en Valparaíso), podría no ser el último. "Si los participantes están contentos, ése puede ser un elemento determinante para quedarnos una edición más. También hace falta que los países atravesados estén contentos. Por ahora lo están. Veremos después si se puede continuar allí. Miraremos la situación en África, pero sigue estando complicado", detalló el galo.

Chile espera. Cuatro de las catorce etapas pasarán por territorio nacional, aunque el país tendrá un rol clave, resumido por David Castera, director deportivo de la competencia: "Será la firma del Dakar por la diversidad de paisajes. Ahí estará el corazón del rally".

Sólo por concepto de inscripción, la organización recaudó casi 10 millones de euros.

Categorías: Economía, América Latina.