MercoPress, in English

Martes, 11 de diciembre de 2018 - 16:10 UTC

México pone a venta el avión presidencial y abre la residencia de Los Pinos al público

Miércoles, 5 de diciembre de 2018 - 09:25 UTC
El polémico Boeing 787-8 de 218 millones de dólares que el ex presidente Enrique Peña Nieto estrenó en febrero de 2016 ya se encuentra en California para su venta  El polémico Boeing 787-8 de 218 millones de dólares que el ex presidente Enrique Peña Nieto estrenó en febrero de 2016 ya se encuentra en California para su venta
Antes de jurar López Obrador ordenó la apertura al público de la residencia presidencial de Los Pinos y demostrar los altos gastos que hacían los ex presidentes Antes de jurar López Obrador ordenó la apertura al público de la residencia presidencial de Los Pinos y demostrar los altos gastos que hacían los ex presidentes
López Obrador también ha planteado la venta de 60 aviones y 70 helicópteros para adelgazar la flota presidencial López Obrador también ha planteado la venta de 60 aviones y 70 helicópteros para adelgazar la flota presidencial

Desde el lunes el Boeing 787-8 de la presidencia de México se encuentra en el aeropuerto de logística del sur de California de San Bernardino donde la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, ayudará a la administración del presidente López Obrador, AMLO, a ofertar el polémico avión de U$ 218m que el ex presidente Enrique Peña estrenó en febrero de 2016.

“Honramos el compromiso de campaña del presidente Andrés Manuel López Obrador de enajenar la aeronave y dar un mejor uso al hangar que la ha albergado, demostramos con hechos la austeridad del Gobierno federal”, ha dicho Jorge Mendoza, director de Banobras.

AMLO se opuso a la adquisición del avión incluso antes de existir. El ex presidente Felipe Calderón autorizó en noviembre de 2012 la compra de la pieza más importante de la flota presidencial para reemplazar el ‘Benito Juárez’, un Boeing 757 que desde 1988 trasladó a los presidentes mexicanos en sus giras nacionales e internacionales.

Durante los siguientes cuatro años, la compañía aeronáutica se dedicó a construir la aeronave. En 2015, AMLO pidió a Peña Nieto que cancelara el contrato de compra, pero el ex presidente siguió adelante con el plan. Desde febrero de 2016 hasta la semana pasada, cuando Peña Nieto viajó a Buenos Aires a la cumbre del G20, el llamado ‘José María Morelos y Pavón’ recorrió 600.000 kilómetros en 214 viajes.

AMLO ha hecho de su bandera la austeridad. La venta del avión se suma a una lista de gestos que el mandatario ha emprendido para desligarse de los excesos de sus antecesores. El sábado, minutos antes de jurar el cargo, López Obrador ordenó la apertura al público de la residencia presidencial de Los Pinos Su equipo ha permitido que se muestre hasta el último rincón tanto del avión como de la residencia para demostrar los altos gastos que hacían los ex presidentes.

“[Con la venta del avión] estoy hablando de un pequeño asunto para todo lo que va a significar la transformación de México”, dijo el presidente mexicano.

Hasta ahora se desconoce cuál podría ser el monto que el Gobierno mexicano podría recuperar con la venta del avión. El plan original planteaba un financiamiento de parte de Banobras a la Secretaría de la Defensa para cubrir el coste de la aeronave en 15 años. Se estima que la venta del aeroplano podría representar pérdidas por un 42,7% de su valor original. El avión permanecerá en California, en manos de la Fuerza Aérea Mexicana para su mantenimiento, hasta encontrar un comprador. López Obrador también ha planteado la venta de 60 aviones y 70 helicópteros para adelgazar la flota presidencial.

El Boeing 787-8 fue acondicionado para que el presidente mexicano y su equipo pudieran trabajar a bordo de él. Aunque tiene una capacidad para 242 pasajeros, las adaptaciones dejaron espacio para 80 personas. El avión cuenta con una habitación para el descanso del mandatario, así como con servicio de Internet, comunicación satelital y sistemas anti-espionaje.

El ‘Morelos’ sufrió dos averías en el último año que obligaron a Peña Nieto a viajar en el antiguo avión ‘Benito Juárez’: en septiembre, cuando acudió a Nueva York, a la cita anual de Naciones Unidas y en julio, cuando se dirigía a la Cumbre de la Alianza del Pacífico en Puerto Vallarta. AMLO ha insistido en viajar en aerolíneas comerciales a pesar de que el avión ‘Benito Juárez’ todavía está a su disposición.

El domingo, el presidente mexicano viajó en su primera gira a Veracruz acompañado por un discreto equipo de seguridad a bordo de un vuelo comercial.