MercoPress, in English

Martes, 11 de diciembre de 2018 - 15:38 UTC

Tras incidentes y vergüenza, nuevo intento por jugar la final River-Boca termina en postergación

Domingo, 25 de noviembre de 2018 - 20:03 UTC
Izquierda: El autobús con los jugadores de Boca es atacado con piedras y objetos. Derecha: El capitán de Boca, Pablo Pérez, trminó con un parche ocular el sábado. Izquierda: El autobús con los jugadores de Boca es atacado con piedras y objetos. Derecha: El capitán de Boca, Pablo Pérez, trminó con un parche ocular el sábado.
Larreta vinculó los hechos de violencia a la lucha del gobierno con las mafias barrabravas del fútbol. Larreta vinculó los hechos de violencia a la lucha del gobierno con las mafias barrabravas del fútbol.

La Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) finalmente accedió el domingo a una petición presentada por Boca Juniors y acordó posponer una vez más el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores contra River Plate.

 La decisión final sobre cuándo se jugará el partido - o sí se jugará - depende ahora del comité disciplinario de Conmebol, que se reunirá el martes 27 de noviembre en su sede de Asunción, Paraguay.

A pesar de la amplia gama de respuestas previstas en el reglamento, el presidente de River Plate, Rodolfo D'Onofrio, redujo las alternativas: “[El presidente de Conmebol, Alejandro Domínguez] me dijo que el partido se estaba posponiendo y que se reuniría conmigo y con el presidente de Boca para acordar cuándo se jugará en el estadio de River Plate ante nuestro público”.

El partido originalmente estaba programado para el sábado a las 5 pm hora local en el estadio Monumental de River, pero el autobús que llevaba al equipo de Boca Juniors fue atacado por gamberros con piedras y otros objetos.

Varios jugadores de Boca resultaron heridos por pedazos de vidrios rotos y el capitán del equipo, Pablo Pérez, recibió la peor parte, con un ojo hinchado que lo llevó a una clínica. Para empeorar las cosas, la policía disparó gases lacrimógenos contra la multitud y los jugadores inhalaron cantidades suficientes para agregar a sus dolencias.

En esas condiciones y luego de tres cambios de horario (de 5 a 6 pm, luego a las 7:15 pm y una vez más a las 7.45 pm), los presidentes de ambos clubes y de Conmebol acordaron un aplazamiento de un día: iba a ser el domingo a las 5pm.

Pero ya en la madrugada del domingo surgieron rumores de que Boca Juniors iba a presentar algún tipo de queja ante Conmebol para que le sea adjudicada la victoria o, al menos, que el juego no se desarrollara antes de que ambos equipos estuvieran en igualdad de condiciones desde un punto de vista físico, que es lo que prevaleció al final.

Sin embargo, mientras se procesaba la petición, todo siguió de acuerdo con los planes anunciados y los simpatizantes de River siguieron llegando por segundo día consecutivo al estadio.

Finalmente, alrededor de la 1 pm, el presidente de Conmebol, Alejandro Domínguez, reconoció que la solicitud de Boca estaba fundada: de hecho, muchos jugadores estaban muy por debajo de su mejor forma y, por lo tanto, el juego no iba a comenzar.

Aproximadamente media hora después, el alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, habló ante la prensa y vinculó los episodios de violencia el sábado a una redada policial un día antes, donde se incautaron 300 boletos para el partido y alrededor de 10 millones de pesos (alrededor de US $ 276,000) de un grupo barrabrava riverplatense.

“Estamos luchando contra el narcotráfico y también contra la barrabrava; sería demasiado ingenuo no conectar ambos episodios”, señaló Larreta.

Los incidentes del sábado dañaron gravemente la reputación de su gobierno y también la del gobierno federal encabezado por el presidente Mauricio Macri, su innegable jefe político, a pocos días de ser sede de la Cumbre del G-20.

Diego Maradona desde México, donde entrena a un equipo de Segunda División, ironizó que “este es el cambio por el que votó la gente”, en referencia a la coalición Cambiemos de Macri.

Después del partido de ida en el estadio Bombonera de Boca Juniors hace dos semanas, ambos equipos están empatados 2-2 y no rige la ventaja de gol como visitante.


(MercoPress - Buenos Aires)