MercoPress, in English

Domingo, 18 de noviembre de 2018 - 08:49 UTC

Mercosur no es prioridad para el Brasil de Bolsonaro, dice futuro ministro

Martes, 30 de octubre de 2018 - 09:18 UTC
Bolsonaro ve al Mercosur como una “prisión cognitiva” Bolsonaro ve al Mercosur como una “prisión cognitiva”

El hombre que se convertirá en el próximo ministro de economía de Brasil una vez que el presidente electo, Jair Bolsonaro, asuma el cargo en enero de 2019, dijo que la alianza comercial regional Mercosur no se encuentra entre las prioridades del próximo gobierno.

Según una entrevista publicada el lunes en el diario Clarín de Buenos Aires, Paulo Guedes dejó en claro que “el Mercosur no será una prioridad”.

Guedes agregó que Bolsonaro no planea romper ningún vínculo económico con Argentina, pero calificó al bloque como una “prisión cognitiva” que impide el comercio unilateral con otras regiones y la futura administración ha puesto sus ojos en el mundo en general.

Además de Brasil y Argentina, Mercosur está formado por Paraguay y Uruguay, mientras que la membresía de Venezuela ha sido suspendida debido a las prácticas antidemocráticas del régimen de Nicolás Maduro.

Guedes también anunció una serie de medidas de ajuste fiscal y privatización para reducir a cero el actual déficit de US $ 40,000 millones, lo que significará impulsar una reforma al sistema de pensiones del país para “reducir el gasto público ..., bajar impuestos y generar 10 millones de nuevos empleos en los próximos diez años”.

También explicó Guedes que “Brasil ha tenido 30 años de expansión descontrolada del gasto público, lo que corrompió la política, aumentó los impuestos y las tasas de interés e hizo que la deuda creciera como una bola de nieve”.

Se espera que Bolsonaro profundice el camino de recuperación iniciado por el actual presidente Michel Temer, que apunta básicamente a revertir los efectos negativos del gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula DaSilva y su sucesora Dilma Rousseff y estimular la estabilidad fiscal y la productividad.

Entre 2015 y 2017, Brasil sufrió la recesión más fuerte de su historia, lo que precipitó la crisis institucional que terminó con el juicio político y la destitución de Rousseff de la presidencia.