MercoPress, in English

Miércoles, 17 de octubre de 2018 - 20:30 UTC

Para FMI economía de Argentina se contraerá 2.6% este año y 1.6% en el 2019

Martes, 9 de octubre de 2018 - 09:43 UTC
En cambio, FMI estima que la inflación del año terminará en 40,5%, cifra por debajo de la reconocida por el ministro Dujovne, que anticipó un 42% En cambio, FMI estima que la inflación del año terminará en 40,5%, cifra por debajo de la reconocida por el ministro Dujovne, que anticipó un 42%

Las previsiones del Fondo Monetario Internacional para la Argentina contemplan una caída del producto bruto interno más pronunciada que la proyectada por el Gobierno y una inflación algo menor. El FMI proyecta una caída de 2,6% en el PBI para el año en curso y un nuevo retroceso de 1,6% para 2019, según el último informe Perspectiva Económica Mundial (World Economic Outlook), dado a conocer este lunes

Los porcentajes son más negativos que los difundidos por el gobierno del presidente Mauricio Macri. En el proyecto de presupuesto para el año próximo, las autoridades argentinas calculan un retroceso de 2,4% en el PBI del año en curso - 0,2% menos que el FMI - y una merma en la actividad de 0,5% en para 2019 - 1,1 punto menos que el Fondo.

Cabe agregar que el consenso de los economistas también apuesta a un retroceso menor, estimado medio punto en concordancia con el Gobierno, según el promedio del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM).

En cambio, el Fondo estima que la inflación del año terminará en 40,5%. Esta cifra está por debajo de la reconocida por el ministro Nicolás Dujovne, que anticipó un aumento del orden de 42% para los precios, y es también inferior al 45% que estiman los economistas.

El año 2019 terminaría con una inflación de 20,2% según el Fondo, también por debajo de las proyecciones privadas y del 25% esperado por Dujovne. Para el organismo internacional, la inflación promedio de 2019 se situará en 31,7%, unos tres puntos por debajo de la estimación contenida en el proyecto de presupuesto (34,8%).

Según el Fondo, son varias las razones que contribuyen a la recesión en la Argentina. Entre ellas, la sequía que afectó al campo, las turbulencias en los mercados financieros, las altas tasas de interés, el “escándalo político” por el tema de los cuadernos y la aceleración en el ajuste fiscal. Particularmente, los problemas políticos derivados de las denuncias de corrupción tendrán un impacto negativo en las inversiones previstas bajo el sistema de Participación Público Privada sostienen en foros económicos internacionales.

La profundización del proceso recesivo llevará a un aumento de la desocupación que, según las cifras del FMI, pasaría del 8,9% de la población económicamente activa en el año en curso a 9,4% en 2019. Pero mejoraría la situación externa al reducirse el déficit de la cuenta corriente del balance de pagos, desde un desequilibrio récord de 4,9% del PBI en 2017 a 3,7% en el año en curso y 3,2% el próximo.

Si bien el 2019 sería recesivo, el Fondo espera que la recuperación comience a fines del año, impulsada particularmente por las exportaciones, por la producción del agro, y la continuidad en la explotación de los vastos recursos naturales con que cuenta el país, como los yacimientos energéticos no convencionales de Vaca Muerta. El organismo internacional espera “un crecimiento del 3,2% a mediano plazo bajo la implementación constante de las reformas y el retorno de la confianza”.

Categorías: Economía, Argentina.