MercoPress, in English

Miércoles, 17 de octubre de 2018 - 20:28 UTC

Dudas de inversores sobre el poder político de Macri para sostener las reformas fiscales

Martes, 9 de octubre de 2018 - 09:38 UTC
El nivel de confianza en el gobierno ha caído a su nivel más bajo desde que Macri asumió el cargo en diciembre de 2015 El nivel de confianza en el gobierno ha caído a su nivel más bajo desde que Macri asumió el cargo en diciembre de 2015

Las administradoras de fondos con inversiones en Argentina, como AllianceBernstein y BlackRock no están convencidas de las últimas medidas financieras y fiscales argentinas, pero aún menos del peso político del presidente Mauricio Macri y su gobierno.

En efecto cuanto más medidas implemente Macri para tranquilizar a inversores y acreedores, más se desgasta su poder político, según estiman los fondos de inversión.

“La determinación del Gobierno argentino para hacer lo correcto no está en duda, pero su capacidad de hacerlo el tiempo suficiente sí lo está”, planteó Isabelle Mateos y Lago, principal estratega de activos múltiples de BlackRock Investment Institute, think tank de la administradora de activos en Nueva York.

“Hasta ahora eso ha impedido que los mercados repunten de manera más convincente”. A un año de las próximas elecciones, el respaldo a Macri cayó a 31% a principios de septiembre conforme Argentina entraba en su segunda recesión en tres años y su moneda lideraba las pérdidas mundiales de este año.

Pero cada medida ortodoxa que toma para apuntalar la economía y detener la depreciación del peso puede causar contratiempos que sus oponentes buscarán aprovechar en los comicios de 2019.

Recurrir al FMI es algo que no le sienta bien a los argentinos, que culpan a la entidad multilateral de la debacle económica de 2001, afirmó Priscila Robledo, economista de Continuum Economics en Nueva York, que anticipa que la venta masiva de activos argentinos se profundizará en la segunda mitad de 2019 si Macri no resulta ganador.

El nivel de confianza en el gobierno ha caído a su nivel más bajo desde que Macri asumió el cargo en diciembre de 2015. Los inversionistas temen que si bien la oposición argentina, en particular la ex presidente Cristina Fernández, se ha visto golpeada por acusaciones de soborno, la incapacidad de Macri de generar crecimiento económico pueda enfurecer a los votantes aún más.

La gente siempre votará con sus billeteras“, comentó James Gulbrandsen, administrador de fondos con sede en Río de Janeiro que ayuda a supervisar US$3.500 millones en NCH Capital, que redujo su exposición en Argentina a cero a principios de año.

”La economía generalmente le gana a la rabia por la corrupción“. La lista de rivales a los que se enfrentaría Macri incluye a Juan Manuel Urtubey, gobernador centrista de Salta cercano al peronismo opositor, Sergio Massa, ex jefe de Gabinete de Cristina Fernández, y quizás lo más inquietante para los inversores: la propia ex Mandataria.

Cristina Fernández, que negó cualquier irregularidad, enfrenta cargos por corrupción como parte de una extensa investigación motivada por el chofer de un funcionario de gobierno que documentó años de sobornos en un cuaderno. La ex mandataria está acusada de ”asociación ilícita“ y recibir sobornos de contratistas de obras públicas durante su mandato entre 2007 y 2015, según documentos judiciales.

Las administradoras de fondos la culpan también por años de controles monetarios que disuadieron a los inversores extranjeros, una larga disputa con acreedores y un sistema de subsidios que alimentó el déficit presupuestario.

”Es probable que los inversionistas tiren la toalla y dejen el país si regresa el peronismo“, advirtió Gulbrandsen. Aún así, Urtubey sería más aceptable que otros peronistas para los inversores.

Estaba en la conferencia de prensa cuando el ministro de Economía, Nicolas Dujovne, anunció recortes de gastos y prometió hacer lo mismo en su propia provincia, brindando apoyo implícito.

Sin embargo, a medida que la economía se contrae, no es seguro que Macri siquiera se mantenga hasta las próximas elecciones. Sin contar la época de la dictadura, ningún Presidente no peronista ha llegado al final su mandato en las últimas siete décadas.

”Es el factor de riesgo más importante en Argentina en este momento. Si Macri no gana y su partido pierde, habría un impacto muy negativo en los activos argentinos”, sostuvo Shamaila Khan, directora de deuda de mercados emergentes de AllianceBernstein en Nueva York.

Categorías: Economía, Política, Argentina.