MercoPress, in English

Lunes, 10 de diciembre de 2018 - 06:00 UTC

Pompeo seguro que EE.UU. ganará guerra comercial con Beijing; China suspende negociaciones

Martes, 25 de setiembre de 2018 - 08:52 UTC
“La guerra comercial de China contra Estados Unidos ha durado años, pero con esta administración, estamos decididos a ganarla”, aseguró Pompeo “La guerra comercial de China contra Estados Unidos ha durado años, pero con esta administración, estamos decididos a ganarla”, aseguró Pompeo
Pompeo indicó que Trump está dispuesto a seguir aumentando la presión sobre China durante el tiempo que sea necesario para garantizar el resultado deseado. Pompeo indicó que Trump está dispuesto a seguir aumentando la presión sobre China durante el tiempo que sea necesario para garantizar el resultado deseado.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, aseguró que la Administración del Presidente Donald Trump no tiene intención de frenar sus agresivas políticas comerciales hacia China, y afirmó que su Gobierno “va a ganar” la guerra comercial entre ambas naciones.

“La guerra comercial de China contra Estados Unidos ha durado años. He aquí lo que es diferente en esta Administración: en la medida en que uno quiera llamar a esto una guerra comercial, estamos decididos a ganarla”, aseguró Pompeo en una entrevista con la cadena Fox News. El secretario de Estado indicó que el Presidente Trump está dispuesto a seguir aumentando la presión sobre China durante el tiempo que sea necesario para garantizar el resultado deseado.

“Vamos a ganar. Vamos a obtener un resultado que obligue a China a comportarse de una manera que, si quiere ser una potencia, una potencia global, transparente, un estado de derecho, no robe propiedad intelectual. Son principios fundamentales en todo el mundo y eso es lo que el pueblo estadounidense exige y los trabajadores estadounidenses se merecen”, insistió.

Las autoridades chinas cancelaron el sábado las conversaciones comerciales planeadas con Estados Unidos después que Washington anunciara su última ronda de aranceles orientada a productos chinos por un valor de 200.000 millones de dólares, que entrarán en vigor a partir de esta semana.

El anuncio llevó a China a tomar represalias con aranceles sobre US$ 60.000 millones en importaciones de Estados Unidos. A pesar de las advertencias de republicanos y demócratas que los aranceles podrían perjudicar a los consumidores y trabajadores estadounidenses, Trump se ha mantenido comprometido con la táctica, argumentando que es necesario asegurar mejores acuerdos comerciales.