MercoPress, in English

Martes, 20 de noviembre de 2018 - 22:17 UTC

Vientos de 155km/h ya azotan las costas de las Carolinas en Estados Undios

Viernes, 14 de setiembre de 2018 - 10:04 UTC
El ojo de Florence estaba 160 km al sureste de Wilmington, Carolina del Norte y se estima tocaría tierra el viernes con “inundaciones extremadamente peligrosas” El ojo de Florence estaba 160 km al sureste de Wilmington, Carolina del Norte y se estima tocaría tierra el viernes con “inundaciones extremadamente peligrosas”
El boletín de las 21.00 GMT del Centro Nacional de Huracanes advierte contra los riesgos de los potentes vientos sostenidos de 155 km/h y las lluvias torrenciales El boletín de las 21.00 GMT del Centro Nacional de Huracanes advierte contra los riesgos de los potentes vientos sostenidos de 155 km/h y las lluvias torrenciales

El huracán Florence, que se degradó a categoría 2, comenzó a azotar este jueves la costa este de Estados Unidos con vientos de 155 km/h y lluvias diluvianas, que según los pronósticos podrían causar inundaciones catastróficas. La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) instó a no bajar la guardia.

“Sólo porque la velocidad del viento bajó, la intensidad de la tormenta bajó a dos, por favor no bajen la guardia”, advirtió di director, Brock Long. El boletín de las 21.00 GMT del Centro Nacional de Huracanes (NHC) advierte contra los riesgos de los potentes vientos sostenidos de 155 km/h y las lluvias torrenciales.

Según el parte, el ojo de Florence se ubicaba 160 km al este-sureste de Wilmington, en Carolina del Norte, y ralentizó su desplazamiento rumbo a la costa a 7 km/h. Se estima que podría tocar tierra el viernes. Y volvió a advertir sobre la posibilidad de “inundaciones extremadamente peligrosas”.

Según Steve Goldstein, director de la Oficina Nacional de la Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) la velocidad de Florence había disminuido durante la noche por lo que no se esperaba que tocara tierra en los estados de Carolina del Norte y del Sur, al menos en otras “36 horas”.

“En algún momento del viernes en la tarde, del viernes por la noche o del sábado”, dijo Goldstein. Pero cerca de la línea costera, los vientos ya se hacían notar este jueves y la localidad de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, estaba prácticamente desierta.

A medida que la tormenta se acerca, el Presidente Donald Trump y las autoridades estatales y locales instaron a los residentes que se encuentran en la trayectoria del huracán a evacuar sus hogares. “Estamos completamente listos para el huracán Florence, a medida que la tormenta se vuelve más grande y más potente. ¡Sean cautelosos!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Los llamados a tener cuidado con la tormenta llegaron incluso desde la Estación Espacial Internacional: el astronauta alemán Alexander Gerst tuiteó fotos de la gigantesca tormenta y escribió:

“¡Cuidado, Estados Unidos!”. El NHC reiteró que Florence sigue creando “una situación potencialmente fatal” debido a los riesgos de que la tormenta retome fuerza cerca de las zonas costeras.
Las órdenes de evacuación alcanzan a unas 1,7 millones de personas en Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia -muchas de las cuales prepararon sus casas y negocios para la llegada de la tormenta- que emprendieron camino el miércoles para refugiarse de los embates del viento. “La marejada de la tormenta es mortal. Cualquiera que esté en la zona de evacuación en las Carolinas y en Virginia tiene que salir AHORA si ya no lo han hecho”, advirtió la FEMA. “El tiempo se acaba”, reiteró.

Se estima que cuando la tormenta toque tierra, las lluvias sumarán casi un metro. Cinco estados declararon estado de emergencia: Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, Maryland y Virgina, además de la capital Washington. “Es imperativo que todos sigan las órdenes locales de evacuación”, señaló Trump, que publicó más temprano en Twitter un video instando a la gente a “no jugar” con este huracán.

“Mañana puede ser demasiado tarde. No esperen a último minuto”, advirtió Brenda Bethune, alcaldesa de Myrtle Beach. Florence va a ser “como un directo de Mike Tyson en la costa de las Carolinas”, dijo el funcionario de la FEMA Jeff Byard, que advirtió también sobre los cortes de energía, el cierre de las rutas, los daños de la infraestructura y los riesgos para las personas.

Duke Energy, una empresa eléctrica presente en las dos Carolinas, estimó que entre uno y tres millones de clientes se van a quedar sin electricidad por la tormenta y que podrían tardar hasta una semana en restaurar el servicio. El gobernador de Georgia, estado que el miércoles se declaró en emergencia, dijo que movilizará “todos los recursos disponibles” para hacer frente a los vientos y las precipitaciones. Trump le aseguró que contará con la asistencia del gobierno federal y de la Agencia para la Gestión de Situaciones de Emergencia, señaló la Casa Blanca.