MercoPress, in English

Domingo, 23 de setiembre de 2018 - 03:16 UTC

Haddad en su primer discurso como sucesor de Lula habló sobre educación

Jueves, 13 de setiembre de 2018 - 08:24 UTC
Haddad, ex ministro de Educación con Lula y Dilma Rousseff, eligió Sao Paulo, de la que fue alcalde, para arrancar su campaña como candidato presidencial (Reuters) Haddad, ex ministro de Educación con Lula y Dilma Rousseff, eligió Sao Paulo, de la que fue alcalde, para arrancar su campaña como candidato presidencial (Reuters)
El ex alcalde se reunió con estudiantes universitarios beneficiarios del programa ProUni, una de las iniciativas que impulsó cuando fue titular de la cartera El ex alcalde se reunió con estudiantes universitarios beneficiarios del programa ProUni, una de las iniciativas que impulsó cuando fue titular de la cartera
“Queremos que el joven estudiante de enseñanza media siga sus estudios y tenga inserción en el mercado de trabajo”, explicó Haddad “Queremos que el joven estudiante de enseñanza media siga sus estudios y tenga inserción en el mercado de trabajo”, explicó Haddad

El ex ministro Fernando Haddad se centró en la educación en su primer acto de campaña como candidato presidencial por el Partido de los Trabajadores (PT), que asumió el martes tras la renuncia del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción y vetado por la Justicia Electoral.

 Haddad, que fue ministro de Educación en los gobiernos de Lula y Dilma Rousseff, eligió la ciudad de Sao Paulo, en la que ejerció como alcalde entre 2013 y 2016, para arrancar su campaña como aspirante a la Presidencia de Brasil para las elecciones de octubre.

El ex alcalde de la mayor metrópolis del país se reunió con estudiantes universitarios beneficiarios del programa ProUni, una de las iniciativas que impulsó cuando fue el titular de la cartera ministerial, época que calificó de “momento dorado” para la educación.

“Queremos que el joven estudiante de enseñanza media siga sus estudios y tenga inserción en el mercado de trabajo” y para ello, es necesaria una “reforma en la educación media”, señaló Haddad previamente en declaraciones a periodistas.

El ex ministro propone que todas las escuelas de carácter federal adopten un “protocolo de cooperación con las escuelas públicas dependientes de los estados y que tienen un ”rendimiento insatisfactorio”.

El PT se vio obligado a cambiar de candidato presidencial después que Lula fuera vetado por la Justicia Electoral con base a una ley que impide que condenados en segunda instancia, puedan postularse a cualquier cargo electivo.

El ex jefe de Estado esperó hasta última hora del plazo marcado por el Tribunal Superior Electoral (TSE) para desistir de su candidatura y ceder su lugar a su ahijado político, Haddad, que ahora encabezará la fórmula junto con la ex diputada comunista Manuela D'Ávila, candidata a vicepresidente.

A falta de menos de un mes para los comicios de octubre, los más inciertos de las últimas décadas en el país, Haddad tiene la misión de ganarse el casi 40 % de los apoyos que le atribuían los sondeos demoscópicos a Lula antes de ser inhabilitado.

De acuerdo con una encuesta elaborada por el Instituto Ibope y divulgada en la víspera, Haddad solo obtiene el 8 % de las simpatías. La tendencia, sin embargo, es alcista frente a anteriores sondeos de semanas atrás, pero está lejos del 26 % que consigue el ultraderechista Jair Bolsonaro, líder destacado en las encuestas.

“Es secreto”, aseveró el ex alcalde cuando fue preguntado sobre la estrategia que seguirá para conseguir el caudal de apoyos que tenía Lula, preso desde el pasado 7 de abril para cumplir una pena de 12 años por corrupción.

Cuestionado también sobre cuál sería el papel del ex presidente en caso de una victoria, Haddad manifestó que tuvieron “mucho cuidado en función de las circunstancias” y por eso elaboraron un “programa muy pormenorizado” que Lula y él “validaron” punto por punto “para no tener dudas” sobre lo que será implementado.

”Tenemos un compromiso firmado con el país (...) Nuestras propuestas son las mejores para salir de la crisis”, comentó. En este sentido, defendió una reforma tributaria, bancaria, de educación de nivel medio, la retomada de las obras públicas y también centralizar en la Policía Federal las investigaciones relacionadas con los crímenes cometidos por facciones criminales.

Categorías: Política, Brasil.