MercoPress, in English

Lunes, 10 de diciembre de 2018 - 07:27 UTC

Banco central de Argentina mantuvo la tasa de política monetaria en 40%

Miércoles, 8 de agosto de 2018 - 12:37 UTC
El BCRA sostuvo que “la inflación de junio se aceleró más de lo previsto, alcanzando un ritmo del 29,5% interanual” debido a la fuerte depreciación del peso El BCRA sostuvo que “la inflación de junio se aceleró más de lo previsto, alcanzando un ritmo del 29,5% interanual” debido a la fuerte depreciación del peso

El Banco Central de Argentina decidió mantener la tasa de política monetaria en el 40%, pero anunció que a partir de ahora se utilizará a las Leliq como el instrumento de referencia, en lugar del centro de corredor de pases a siete días.

 La tasa se ubicó tres puntos por encima de la de pases pasivos, que hasta ayer estaba en un 37%, pero en sintonía con la política que está desarrollando el organismo para mantener el sesgo contractivo y alcanzar la meta de inflación del 17% establecida para el año que viene, pese a las dudas en torno de su cumplimiento.

La decisión fue tomada por unanimidad por el nuevo Comité de Política Monetaria (COPOM), que anticipó que las tasas seguirán en niveles elevados.

La idea de modificar la tasa de interés tiene sentido si se toma en cuenta que en los últimos meses las Leliq han tenido una mayor relevancia en el manejo de volúmenes, en un marco donde el organismo apunta a ir reduciendo gradualmente el stock de Lebac ($966.670 millones).

Fuentes de mercado sostienen también que esta herramienta, que se lanzó el pasado 11 de enero, es preferible antes que los pases debido a que cuentan con un mercado secundario y están exentas del pago de impuestos a los Ingresos Brutos, a diferencia de los pases. Desde el BCRA estiman que este instrumento irá teniendo una influencia operativa cada vez mayor, a medida que se vaya reduciendo el stock de Letras. En criollo, esto significa que poco a poco los inversores se verán cada vez más restringidos para acceder a los títulos de la entidad que comanda Luis Caputo, mientras que la operatoria quedará para los bancos.

Para justificar su decisión, el BCRA sostuvo que “la inflación de junio se aceleró más de lo previsto, alcanzando un ritmo del 29,5% interanual” debido a la fuerte depreciación del peso en mayo y junio. Además, el organismo agregó que “los indicadores de alta frecuencia muestra una desaceleración de la inflación en julio, aunque menor a la prevista en la última decisión de política monetaria”. Y proyecta que la inflación núcleo de agosto, septiembre y octubre se ubicará por debajo de los registros de julio, pero el nivel general de precios anotaría descensos menores frente a julio debido a los aumentos de precios regulados.

A su vez, espera que la actividad económica comience a recuperarse por la normalización de la producción agrícola y de los mercados financieros, pero alertó que “la evidencia reciente sugiere que la misma puede tardar algunos meses” y que retomará su crecimiento en 2019.

 

Categorías: Economía, Política, Argentina.