MercoPress, in English

Jueves, 19 de julio de 2018 - 11:42 UTC

EE.UU. dispuesto a “secar” de ingresos por venta de petróleo a Irán

Martes, 3 de julio de 2018 - 12:41 UTC
“Nuestro objetivo con respecto a las sanciones de energía, es incrementar la presión al régimen iraní reduciendo a cero sus ingresos por la venta de crudo”, dijo Hook “Nuestro objetivo con respecto a las sanciones de energía, es incrementar la presión al régimen iraní reduciendo a cero sus ingresos por la venta de crudo”, dijo Hook

Estados Unidos aspira a reducir a “cero” los ingresos que Irán obtiene de la venta de petróleo mediante una campaña dirigida a los países que compran crudo del país persa, según el anuncio del director de Planificación Política del Departamento de Estado, Brian Hook.

 “Nuestro objetivo con respecto a las sanciones de energía, es incrementar la presión al régimen iraní reduciendo a cero sus ingresos por la venta de crudo”, dijo Hook en declaraciones a la prensa en el Departamento de Estado.

Las sanciones de Estados Unidos contra el sector automotriz de Irán y contra el comercio de oro entrarán en vigor el 6 de agosto; mientras que el 4 de noviembre comenzarán el resto de sanciones, que incluyen la venta de petróleo y las transacciones de instituciones financieras con el Banco Central de Irán. Hook reiteró que su gobierno castigará a todas aquellas empresas que a partir de esas fechas continúen haciendo negocios con Irán, sin hacer excepción alguna.

“No estamos considerando la posibilidad de hacer exenciones, porque hacerlo reduciría fuertemente la presión sobre Irán, y esta es una campaña de presión. Por lo tanto, no estamos considerando otorgar licencias o exenciones sobre la reimposición de sanciones”, explicó. No obstante, el diplomático aseguró que EE.UU. considerará “caso por caso” la posición de los países que están haciendo un esfuerzo por reducir las importaciones de Irán.

EE.UU. se retiró en mayo del acuerdo nuclear con Irán de 2015 y, desde entonces, Washington ha tratado de buscar el respaldo de Alemania, Francia y otros países de Europa. No obstante, el resto de firmantes del pacto de 2015 (Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) están tratando de salvar el pacto nuclear, cuyo futuro depende en gran parte de que se garantice la venta de petróleo iraní.

Por su parte, Teherán está negociando con países europeos, así como con China e India, sus principales compradores de petróleo, cuyas exportaciones diarias alcanzaron el mes pasado los 2,8 millones de barriles de crudo y condensado.

Según dijo Hook, más de 50 empresas internacionales han anunciado ya su deseo de dejar el mercado iraní, especialmente por la incertidumbre en los sectores energético y financiero. La francesa Total, que firmó hace un año un acuerdo para desarrollar un yacimiento iraní, ya ha anunciado que si no logra una exención de EE.UU. deberán poner fin a sus trabajos en Irán.