MercoPress, in English

Jueves, 16 de agosto de 2018 - 00:05 UTC

Lula el favorito presidencial, pero aún mayor el desinterés por las elecciones en Brasil

Miércoles, 13 de junio de 2018 - 09:10 UTC
Según el sondeo de Datafolha, Lula (2003-2010) tiene el 30% de la intención de voto de los brasileños, a pesar de cumplir una pena de 12 años por corrupción Según el sondeo de Datafolha, Lula (2003-2010) tiene el 30% de la intención de voto de los brasileños, a pesar de cumplir una pena de 12 años por corrupción
En un escenario sin Lula, más del 40% de sus votantes dicen no tener a quien elegir y el voto en blanco o anulado supera al de los partidarios del candidato ganador En un escenario sin Lula, más del 40% de sus votantes dicen no tener a quien elegir y el voto en blanco o anulado supera al de los partidarios del candidato ganador

El ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción, continúa como favorito para las elecciones presidenciales de octubre próximo, según una encuesta. De acuerdo con el sondeo de la firma Datafolha, publicada por el periódico Folha de Sao Paulo, Lula (2003-2010) tiene el 30% de la intención de voto de los brasileños, a pesar de cumplir una pena de 12 años por corrupción y lavado de dinero que lo inhabilita electoralmente por haber sido condenado por un tribunal colegiado en segunda instancia.

El Partido de los Trabajadores (PT), que defiende la inocencia de Lula, asegura que la legislación no puede negarle el derecho a disputar las elecciones al candidato más popular y que presentará recursos ante el tribunal electoral y ante la Corte Suprema para poder inscribir a su candidato.

El estudio también señaló que más de un tercio de los votantes manifestó no tener una opción para candidato a la presidencia de Brasil en escenarios en los que Lula queda fuera de los comicios.

A Lula lo siguen en intención de voto Jair Bolsonaro, líder de la extrema derecha por el Partido Social Liberal (PSL) con 17%, la ecologista Marina Silva del Partido Red Sustentabilidad (REDE) con 10% y el socialdemócrata Geraldo Alckmin que empata en un 6% a Ciro Gomes del Partido Democrático Laborista (PDT).

En una eventual segunda vuelta con alguno de los otros aspirantes a la Presidencia, el ex mandatario ganaría en cualquier escenario con una intención de voto que oscilaría entre el 46% y el 49%.

El panorama cambia si Lula no participa en los próximos comicios de octubre y el liderazgo pasaría para la extrema derecha en cabeza de Bolsonaro con un 17%, seguido muy de cerca por la ambientalista y ex ministra de Lula, Marina Silva (15%), Ciro Gomes (10%), Geraldo Alkim (7%) y Álvaro Dias del Partido Podemos con un 4%.

El ex ministro de Hacienda Henrique Meirelles que lanzó su candidatura por el Movimiento Democrático Brasileño (MDB) con el apoyo del presidente Michel Temer, tiene solo el 1% de las preferencias, según Datafolha.

El viernes el PT reafirmó la intención de registrar la candidatura de Lula el próximo 15 de agosto a pesar de su inhabilitación. En el caso que Lula quede definitivamente inhabilitado, los candidatos más cotizados a sustituirlo son el ex alcalde de Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, Fernando Haddad y el ex gobernador de Bahía, Jaques Wagner, quienes aparecen con el 1% de preferencia en la encuesta.

De acuerdo con el estudio, la ausencia de Lula hizo caer el número de votantes que lo mencionan espontáneamente cuando son consultados sobre sus preferencias.

En los escenarios sin el ex presidente, más del 40% de sus votantes dicen no tener a quien elegir, y el número de los que estarían dispuestos a sufragar en blanco o anular el voto supera al de los partidarios del candidato ganador.

Marina Silva, la tercera candidata más votada en las dos últimas elecciones presidenciales de Brasil, aparece como la que tiene mejores oportunidades contra Bolsonaro en la segunda vuelta.

Datafolha entrevistó a 2.824 electores de 174 municipios entre el 6 y el 7 de junio, y es el primer sondeo realizado tras la huelga de de los camioneros que paralizó a Brasil por 11 días con desabastecimiento de combustibles, alimentos e insumos, lo que provocó una crisis en el gobierno y sacudió la economía del gigante suramericano.

Categorías: Política, Brasil.