MercoPress, in English

Jueves, 21 de junio de 2018 - 23:35 UTC

Camioneros de Brasil ignoran líderes sindicales y algunos apoyan candidato de extrema derecha

Jueves, 31 de mayo de 2018 - 09:20 UTC
El paro se disemina por decenas de carreteras de un país con más de 200.000 kilómetros de vías asfaltadas y 8,5 millones de kilómetros cuadrados El paro se disemina por decenas de carreteras de un país con más de 200.000 kilómetros de vías asfaltadas y 8,5 millones de kilómetros cuadrados
El paro se disemina por decenas de carreteras de un país con más de 200.000 kilómetros de vías asfaltadas y 8,5 millones de kilómetros cuadrados El paro se disemina por decenas de carreteras de un país con más de 200.000 kilómetros de vías asfaltadas y 8,5 millones de kilómetros cuadrados

Los transportistas en paro en Brasil se comunican por la aplicación WhatsApp sin acatar a los dirigentes gremiales tradicionales y algunos grupos demostraron su simpatía con el precandidato presidencial Jair Bolsonaro, de extrema derecha.

Parte de los camioneros “deciden las cosas consultando entre ellos a través de WhatsApp, ellos tendrían que escuchar más a nuestras entidades que son las que negocian con las autoridades” se quejó Norival de Almeida Silva, titular de la Federación de Camioneros Autónomos de San Pablo.

“Ellos tienen que entender que tenemos que volver a la normalidad porque a la gente les falta alimentos”, debido a los bloqueos de carreteras, señaló el dirigente apelando al “sentido común” de sus colegas que no aceptaron levantar la huelga.

Norival de Almeida Silva, que conduce una entidad a la que están afiliados 46.000 transportistas, dijo “estar de acuerdo” con lo ofrecido el domingo por la noche por el presidente Michel Temer, en un discurso televisado.

El paro iniciado el lunes pasado se disemina por decenas de carreteras de un país con más de 200.000 kilómetros de vías asfaltadas y 8,5 millones de kilómetros cuadrados donde hay cientos de miles de camioneros acampados junto a sus vehículos, y obstruyen el paso de los que no adhieren.

En ese contexto surgieron grupos “con posiciones que son más bien políticas, donde hay algunos dirigentes políticos que no voy a nombrar, que quieren influir”, comentó Almeida Silva.

El ministro de Seguridad Pública, Raúl Jungmann, afirmó que los huelguistas son comparables a los rebeldes que dieron lugar a la “primavera árabe” algunos año atrás.

La falta de una dirigencia que represente a los transportistas “causa una inmensa dificultad para poder negociar, nosotros estábamos acostumbrados a lidiar con colectivos, con sindicatos, pero esto es diferente”, observó Jungmann.

Hasta el momento el único precandidato presidencial que expresó su apoyo a los camioneros fue Jair Bolsonaro, el militar retirado que está ubicado en segundo lugar en las encuestas con vistas a los comicios del 7 de octubre.

“A Bolsonaro le gusta la huelga de los camioneros porque sabe que el desabastecimiento va a dejar a la población con hambre y rabia”, escribió el doctor en sociología Celso Rocha de Barros.

El postulante a la presidencia Bolsonaro “apoya la huelga para producir desorden ahora y vender orden en octubre”, observó Rocha de Barros en el diario Folha de São Paulo.

Parte de los camioneros “deciden las cosas consultando entre ellos a través de WhatsApp, ellos tendrían que escuchar más a nuestras entidades que son las que negocian con las autoridades” se quejó Norival de Almeida Silva, titular de la Federación de Camioneros Autónomos de San Pablo.

Categorías: Política, Brasil.