MercoPress, in English

Sábado, 20 de octubre de 2018 - 16:47 UTC

América Latina sigue dividida en cómo encarar el caso de Venezuela

Lunes, 16 de abril de 2018 - 09:44 UTC
El rechazo a las elecciones en Venezuela fue promovido por los 14 países del Grupo de Lima que resolvieron emitir un comunicado aparte. El rechazo a las elecciones en Venezuela fue promovido por los 14 países del Grupo de Lima que resolvieron emitir un comunicado aparte.
Algunos mandatarios, Argentina, Chile y Colombia, que están entre los más afectados por el éxodo venezolano pidieron no reconocer las elecciones del chavismo Algunos mandatarios, Argentina, Chile y Colombia, que están entre los más afectados por el éxodo venezolano pidieron no reconocer las elecciones del chavismo

La falta de democracia en Venezuela fue objeto de la condena y preocupación de la mayor parte de los países que participan en la Cumbre de las Américas, en Lima, y hubo clamor para pedir al gobierno de Nicolás Maduro que permita el ingreso de ayuda para paliar la crisis humanitaria.

El gobernante venezolano no fue invitado a la Cumbre por el país anfitrión, dada la vulneración de la democracia que sufre Venezuela. Inicialmente, Maduro había asegurado que asistiría contra viento y marea, pero desistió alegando falta de garantías para su seguridad.

Los aliados de la dictadura castrista y chavista impidieron que se emita un comunicado conjunto unánime anunciando que no se reconocerá el resultado de las votaciones organizadas por el chavismo para el 20 de mayo, por no reunir las garantías democráticas para su realización.

La inclusión del rechazo a esas votaciones fue promovida por los 14 países del Grupo de Lima (críticos con el régimen de Venezuela), que resolvieron emitir un comunicado aparte.

Algunos mandatarios, como los de Argentina, Chile y Colombia, que están entre los más afectados por el éxodo de venezolanos, pidieron no reconocer las votaciones del chavismo, que mantiene presos políticos y ha prohibido la participación de los principales partidos de oposición.

El argentino Mauricio Macri repitió dos veces que su país “desconocerá cualquier elección que surja de un proceso de este tipo. Eso no es una elección democrática”, que ha boicoteado buena parte de la oposición venezolana.

El chileno, Sebastián Piñera, resaltó que en Venezuela “no hay democracia, no hay estado de derecho, no hay respeto a los derechos humanos, no hay independencia de poderes, hay presos políticos”.

Las elecciones “no son legítimas” porque hay partidos “proscritos y personalidades prohibidas de participar”, por lo que “ningún país que de verdad quiera la democracia debiera reconocer esas elecciones”, sentenció.

Más contundente fue el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, cuyo país es el más afectado por la llegada de centenas de miles de venezolanos huyendo de la pobreza y el hambre.

“No reconoceremos los resultados de unas elecciones que están maquilladas para legitimar una dictadura, en tanto la crisis social se sigue agravando cada día más”, dijo el mandatario colombiano.

Empero el presidente de Brasil fue más cauto y advirtió que de desconocer el proceso venezolano significaría cortar por completo con el régimen de Maduro poniendo en peligro cualquier intento de ayuda humanitaria.