MercoPress, in English

Domingo, 22 de abril de 2018 - 04:32 UTC

Corrupción y Venezuela en la agenda de una tenue Cumbre de las Américas

Sábado, 14 de abril de 2018 - 14:42 UTC
“Debemos construir un continente donde los ciudadanos sean los primeros”, dijo el presidente peruano Vizcarra. “Se lo debemos a ellos. Se lo debemos a sus sueños ”. “Debemos construir un continente donde los ciudadanos sean los primeros”, dijo el presidente peruano Vizcarra. “Se lo debemos a ellos. Se lo debemos a sus sueños ”.
Al menos otros siete presidentes no están participando, algunos en aparente actos de solidaridad con el gobierno de Venezuela, y otros para atender asuntos internos. Al menos otros siete presidentes no están participando, algunos en aparente actos de solidaridad con el gobierno de Venezuela, y otros para atender asuntos internos.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, inauguró el viernes una moderada Cumbre de las Américas denunciando la corrupción generalizada e instando a los líderes regionales a unir sus fuerzas para aumentar la transparencia e impulsar a la sociedad civil. Dirigiéndose a los líderes del Hemisferio Occidental en un auditorio donde se dejaron varios asientos vacíos, el nuevo presidente de Perú dijo que en lugar de aceptar la corrupción como un flagelo profundamente arraigado imposible de eliminar, los gobiernos deberían adoptar medidas concretas que eviten que se produzca.

“Debemos construir un continente donde los ciudadanos sean los primeros”, dijo Vizcarra. “Se lo debemos a ellos. Se lo debemos a sus sueños ”.

En los últimos meses, los escándalos de corrupción han derrumbado las carreras de algunos de los políticos más destacados de América Latina. Hace apenas una semana, el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva se convirtió en el primer líder en la historia moderna de su nación en ser encarcelado ya que cumple una condena por corrupción de 12 años.

En Perú, casi todos los presidentes en las últimas dos décadas han sido acusados ​​de corrupción. El propio Vizcarra tomó el poder recientemente después de que el ex presidente Pedro Pablo Kuczynski renunciara luego de revelaciones de que no había divulgado los pagos a su consultora privada de parte de Odebrecht, el gigante brasileño de la construcción en el centro del mayor escándalo de corrupción de América Latina.

Los escándalos han sembrado una creciente desconfianza en los políticos de toda la región y han erosionado la fe pública en las instituciones democráticas.

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro, dijo a los delegados que la plaga de la corrupción no es sintomática de una falla dentro del gobierno democrático, y que las naciones deberían “combatir la enfermedad, no el sistema”.

Después de abrir la cumbre, Vizcarra luego saludó a los jefes de estado en los escalones del palacio de gobierno, el mismo lugar donde Kuczynski se despidió de su personal después de renunciar menos de un mes antes.

La cumbre de este año es una de las menos atendidas en los últimos tiempos, lo que plantea dudas sobre el futuro de la reunión regional iniciada en 1994 por el ex presidente Bill Clinton para afirmar la influencia del comercio estadounidense en la región.

El estadounidense Donald Trump descartó lo que habría sido su primera visita a América Latina como presidente a fin de gestionar la respuesta estadounidense a un aparente ataque con armas químicas contra civiles en Siria.

Al menos otros siete presidentes no están participando, algunos en aparente actos de solidaridad con el gobierno de Venezuela, cuya invitación fue retirada, y otros para atender asuntos internos.

El presidente cubano Raúl Castro, de quien se esperaba que se presentara para despedirse de los aliados regionales mientras se prepara para renunciar al presidente cubano dentro de una semana, optó por enviar a su ministro de Relaciones Exteriores.

Los presidentes de tres de las naciones más pobladas de América Latina que asistirán están programados para dejar el cargo en los próximos 12 meses.

La cumbre se creó inicialmente para promover la democracia representativa y el libre comercio en las Américas, pero en los últimos años ambos temas se han convertido en temas irritantes. En cambio, la cumbre se ha convertido en un escenario para encuentros incómodos entre los líderes de izquierda y sus contrapartes del norte.

Se espera que el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, utilice el viaje para promover el comercio e inste a los socios regionales a aislar aún más al gobierno de Venezuela. La región ha estado lidiando con cómo responder al gobierno cada vez más autocrático de Maduro, junto con una crisis económica paralizante y una creciente ola de migración.

Poco después de llegar el viernes, Pence anunció que los Estados Unidos proporcionaría casi US $ 16 millones en ayuda humanitaria a los venezolanos que huyen de su país.