MercoPress, in English

Viernes, 21 de setiembre de 2018 - 21:26 UTC

Beija-flor ganó en carnaval de Rio con fuerte crítica políticos y la corrupción

Sábado, 17 de febrero de 2018 - 22:43 UTC
En la última noche del carnaval, Beija-flor trazó un paralelo de los 200 años de la novela Frankenstein, con los monstruos de la sociedad brasileña En la última noche del carnaval, Beija-flor trazó un paralelo de los 200 años de la novela Frankenstein, con los monstruos de la sociedad brasileña
Paraíso de Tuiutí sorprendió al mostrar “la nueva esclavitud” en la economía y a caracterizar como “vampiro neoliberalista” a presidente Michel Temer. Paraíso de Tuiutí sorprendió al mostrar “la nueva esclavitud” en la economía y a caracterizar como “vampiro neoliberalista” a presidente Michel Temer.
Beija Flor representó al Congreso Nacional, a Petrobras símbolo de la corrupción, un banquete de banqueros y la violencia contra los habitantes de las favelas Beija Flor representó al Congreso Nacional, a Petrobras símbolo de la corrupción, un banquete de banqueros y la violencia contra los habitantes de las favelas
Mezclando Frankenstein con la sociedad brasileña el lema fue: “Monstruo es aquel que no sabe amar. Los hijos abandonados de la patria que los parió” Mezclando Frankenstein con la sociedad brasileña el lema fue: “Monstruo es aquel que no sabe amar. Los hijos abandonados de la patria que los parió”

La tradicional escuela de samba Beija-flor se coronó ganadora del carnaval de Rio do Janeiro con su fuerte desfile contra la corrupción y la violencia en Brasil, en el que retrató a los políticos como ratas con maletines llenos de dinero.

 La escola había ganado la edición de 2015 con un polémico desfile de homenaje a Guinea Ecuatorial. En esta oportunidad, exhibió con crudeza la ola violenta que vive Río, mostró a niños en ataúdes, en el show más crítico de un Sambódromo muy politizado este año.

En la segunda y última noche del carnaval, Beija-flor trazó un paralelo de los 200 años de la novela Frankenstein, de Mary Shelley, con los monstruos de la sociedad brasileña, lo que levantó al público al igual que el primer día, cuando Paraíso de Tuiutí sorprendió al mostrar “la nueva esclavitud” en la economía y a caracterizar como “vampiro neoliberalista” a presidente Michel Temer.

Beija Flor, una de las grandes escuelas de samba de Brasil, apostó también por el tono político y no defraudó al público: hubo carrozas con críticas al ser nacional brasileño.

Entre ellas, fue representado el Congreso Nacional y el edificio de Petrobras como símbolo de la corrupción, un banquete de banqueros y la violencia contra los habitantes de las favelas por parte de la policía.

Mezclando a Frankenstein con los horrores de la sociedad brasileña, el lema fue: “Monstruo es aquel que no sabe amar. Los hijos abandonados de la patria que los parió”, del carnavalesco y escenógrafo Cid Carvalho.

Participó la cantante trans Pabllo Vittar, uno de los personajes de la música pop actual en Brasil, arriba de la carroza sobre la intolerancia sexual y religiosa que convierten a Brasil en el país con más asesinatos homofóbicos del mundo.

La discusión política este año ganará fuerza partir de la semana que viene, con el gobierno intentando una reforma jubilatoria en el Congreso mientras se perfilan los principales aspirantes a las elecciones del 7 de octubre.

El favorito es el ex presidente Lula da Silva, líder opositor y al frente en las encuestas en todos los escenarios, pero como fue condenado en dos instancias por corrupción puede estar inhabilitado, y, también, detenido.

En la favela más grande de Río de Janeiro, la Rocinha, un cartel cruza el principal puente peatonal con un mensaje al Supremo Tribunal Federal. “STF: Si Lula es detenido, el morro va a bajar a las calles”.

El máximo tribunal debe decidir si acepta un habeas corpus preventivo de Lula para evitar ser detenido, ya que el ex mandatario defiende que se aplique el precepto constitucional de que una detención debe ser ordenada una vez agotado todas las instancias y no dos.

Las 13 escuelas de samba fueron puntuadas por 36 jueces en base a nueve criterios muy precisos, que van del tema elegido a la calidad de los carros alegóricos, pasando por la samba seleccionada o la interpretación de la batería.

El año pasado ninguna escuela había sido rebajada debido a los graves accidentes que dejaron varios heridos y que acabaron causando la muerte de una periodista. Las ganadoras de 2017 fueron, ex aequo, Portela y Mocidade Independente.