MercoPress, in English

Lunes, 18 de junio de 2018 - 13:06 UTC

Declaración de calamidad en estado norteño de Brasil por huelga de policías

Viernes, 12 de enero de 2018 - 11:22 UTC
El estado de calamidad en la seguridad pública fue inicialmente declarado por un período de 180 días El estado de calamidad en la seguridad pública fue inicialmente declarado por un período de 180 días
El gobernador Robison Faría se justificó en “el aumento de los índices de violencia como consecuencia de la paralización de las actividades de los policías militarizados” El gobernador Robison Faría se justificó en “el aumento de los índices de violencia como consecuencia de la paralización de las actividades de los policías militarizados”

El gobierno estadual de Río Grande do Norte, el estado del nordeste brasileño en que los policías están en huelga desde hace más de 20 días, declaró el estado de calamidad en el sistema de seguridad pública con el fin de poder adoptar medidas de emergencia que le permitan afrontar la grave situación.

 El respectivo decreto firmado por el gobernador Robison Faría, trascendió con su publicación en el Diario Oficial y fue justificado en “el aumento de los índices de violencia como consecuencia de la paralización de las actividades de los policías militarizados y civiles, según los datos criminales divulgados por la Secretaría de Seguridad Pública”.

Durante el período en que rija el estado de calamidad en la seguridad pública, inicialmente declarado por un período de 180 días, todos los bienes, servicios y empleados de la administración pública quedan a disposición de la gobernación para ser usados en la atención de las necesidades de seguridad.

La medida igualmente autoriza a los organismos de seguridad a contratar o comprar sin licitación cualquier servicio o bien necesario para “restablecer la normalidad en la prestación de los servicios de seguridad pública”.

Río Grande do Norte, que afronta una grave crisis financiera que le ha impedido pagar puntualmente los salarios de sus funcionarios, ya había declarado el estado de calamidad en la salud pública y en el sistema penitenciario.

La huelga de la policía comenzó el 19 de diciembre pasado en protesta por el atraso en el pago de los salarios y por las condiciones inadecuadas de trabajo de los uniformados.
Los policías, impedidos constitucionalmente a hacer huelga, están acuartelados en comisarías y batallones y se niegan a salir a patrullar las calles por la supuesta falta de vehículos y de otros medios de trabajo.

Categorías: Política, Brasil.