MercoPress, in English

Jueves, 18 de octubre de 2018 - 00:53 UTC

Falklands: en el 2018 contémosle al mundo, y a Argentina, quienes somos y que queremos

Martes, 9 de enero de 2018 - 09:04 UTC
Algunos sostienen que no es nuestro problema, sino de Argentina y cualquiera que se anime a siquiera mencionar la palabra “solución” merece el inmediato rechazo afirma Lisa Watson editora del Penguin Algunos sostienen que no es nuestro problema, sino de Argentina y cualquiera que se anime a siquiera mencionar la palabra “solución” merece el inmediato rechazo afirma Lisa Watson editora del Penguin
Otros empero están interesados en construir puentes, reducir tensiones pero por supuesto sin comprometer el tema de la soberanía. Otros empero están interesados en construir puentes, reducir tensiones pero por supuesto sin comprometer el tema de la soberanía.
También se sabe que la historia descarga lecciones muy duras sobre quienes se animaron a confiar ya sea en los políticos del Reino Unido o de Argentina También se sabe que la historia descarga lecciones muy duras sobre quienes se animaron a confiar ya sea en los políticos del Reino Unido o de Argentina

“Este año debemos seguir contándole al mundo, incluyendo Argentina, quienes somos y que queremos. No tenemos nada que temer si tomamos el control de nuestra causa”, y por tanto a combatir la maquinaria de propaganda de Argentina, afirma el Penguin News de las Islas Falkland en su última edición y la primera de este año en la cual se expone una lista de esperanzas y sueños para las Islas en este 2018.

 En la nota de opinión se afirma que las Falklands, a pesar del Año Nuevo enfrenta problemas de larga data y que por cierto no se van a ir, a menos que haya un dedicado y concertado esfuerzo.

En efecto, en la nota se admite haber revisado con esmero las páginas y, las no páginas, del Penguin News para ver si había que ser proactivo, o no, por lo menos en un intento por resolver la infeliz situación política que se arrastra entre las Falklands/Reino Unido y Argentina.

Algunos miembros de las Falklands sostienen que no es nuestro problema, sino de Argentina y cualquiera que se anime a siquiera mencionar la palabra “solución” merece el inmediato rechazo y condena.

Otros empero están interesados en construir puentes, reducir tensiones pero por supuesto sin comprometer el tema de la soberanía. También se sabe que la historia descarga lecciones muy duras sobre quienes se animaron a confiar ya sea en los políticos del Reino Unido o de Argentina, pero por esos reveses no debemos rechazar de plano la idea de hacernos del control de nuestra causa.

Por tanto en el 2018, no debemos esconder nuestros problemas como niños asustados. Sigamos diciéndole al mundo, incluyendo Argentina, quienes somos y que queremos. Busquemos terreno común, no importa cuán pequeño o insignificante, ya sea en materia de deportes o literatura o simplemente respondiéndonos, vía Twitter, respetuosamente.

El tema es que todos podemos hacerlo ahora.

Y sino ¿cómo puede el argentino promedio saber lo que no somos y qué es lo que les cuentan? Propongámonos a combatir, personalmente, su maquinaria de propaganda. En el 2018 tenemos las herramientas, a utilizarlas, concluye la nota de opinión.

Categorías: Política, Falklands-Malvinas.