MercoPress, in English

Lunes, 22 de enero de 2018 - 06:05 UTC

Oposición venezolana dividida elige presidente que apoya negociaciones con Maduro

Sábado, 6 de enero de 2018 - 10:37 UTC
Barboza, ex gobernador de Zulia es un experimentado diputado que milita en Un Nuevo Tiempo, partido fundado por el ex candidato presidencial Manuel Rosales. Barboza, ex gobernador de Zulia es un experimentado diputado que milita en Un Nuevo Tiempo, partido fundado por el ex candidato presidencial Manuel Rosales.

La mayoría opositora del Parlamento venezolano eligió a su nuevo presidente, Omar Barboza, un dirigente moderado que en 2018 -año de elección presidencial- llevará las riendas del único poder que no controla el mandatario Nicolás Maduro. Leyendo un discurso breve y pausado, Barboza esbozó sus objetivos en un momento en que la oposición está dividida: “Reconstrucción de la unidad democrática como alternativa para el cambio” e impulso de un acuerdo que “permita una solución democrática a la crisis”.

 Su nombramiento divide a la oposición, pues Barboza respalda las negociaciones con el gobierno de Maduro que se retomarán el 11 de enero en República Dominicana, bajo el auspicio de ese país; del ex jefe de Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, y de Chile, México, Nicaragua, Bolivia y San Vicente y las Granadinas.

”Se justifican los esfuerzos de los partidos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) con apoyo internacional para lograr acuerdos que nos permitan avanzar. Elecciones presidenciales con garantías para que los venezolanos ejerzan su derecho libremente deben constituir el objetivo central”, ha afirmado.

A la sesión no asistió el chavismo, que desconoce al Parlamento desde que el máximo tribunal -fiel a Maduro- lo declarara en desacato, anulando todas sus decisiones.

Barboza, quien fue gobernador del estado Zulia (noroeste) entre 1985 y 1989, es un experimentado diputado que milita en Un Nuevo Tiempo, partido fundado por el ex candidato presidencial Manuel Rosales.

Los nombramientos de Barboza y de Julio César Reyes, de Avanzada Progresista, y Alfonso Marquina, de Primero Justicia, como vicepresidentes de la Asamblea Nacional molestaron a los radicales de la oposición. Dos pequeñas fracciones parlamentarias se abstuvieron de votar: 102 diputados apoyaron a la nueva directiva y cinco salvaron su voto.

El diputado Omar González, de la organización Vente Venezuela -fundada por María Corina Machado-, opinó que en la nueva directiva hay voceros que tienen “como oferta pública fundamental la convivencia con el régimen”.

“Rechazamos convalidar con nuestros votos a ciertos representantes que defienden una agenda de cohabitación con la fraudulenta Asamblea Constituyente. Apoyan la parodia de diálogo o negociación que se lleva a cabo en República Dominicana, con ella no se avanzará en lo que quiere la gente: salir el régimen”, sentenció.

El debate se caldeó cuando el ex presidente del Parlamento, el veterano Henry Ramos Allup, respondió a los inconformes: “No sé cuál es la sensatez de una estrategia que consiste en implosionar al único órgano del poder público que le está haciendo frente al Gobierno”.

Ramos Allup pidió dejar de lado los llamamientos a “una guerra mundial” para sacar a Maduro que “sólo han dejado muertos” y defendió “a quienes tratan de encontrar una solución concertada a la crisis”.

El presidente saliente del Parlamento, Julio Borges, recordó especialmente a los diputados Freddy Guevara, refugiado en la Embajada de Chile en Caracas, y a Gilber Caro, preso desde el 11 de enero de 2017 por un supuesto plan de golpe de Estado contra Maduro. Ambos militan en Voluntad Popular, partido del opositor Leopoldo López, en arresto domiciliario.

Categorías: Política, Venezuela.