MercoPress, in English

Lunes, 23 de julio de 2018 - 04:10 UTC

China publica su primer “PIB verde” que combina crecimiento con contaminación

Miércoles, 27 de diciembre de 2017 - 11:45 UTC
 La municipalidad de Beijing, pese al smog que suele afectar a la capital, es la mejor clasificada de las 31 subdivisiones estudiadas en la primera edición del índice La municipalidad de Beijing, pese al smog que suele afectar a la capital, es la mejor clasificada de las 31 subdivisiones estudiadas en la primera edición del índice

La Oficina Nacional de Estadísticas china (ONE) publicó su primer índice de provincias y regiones clasificadas según su “PIB verde” anual, una variable que une crecimiento económico y compromiso de las economías locales en la lucha contra la contaminación.

 La municipalidad de Beijing, pese al smog que suele afectar a la capital, es la mejor clasificada de las 31 subdivisiones estudiadas en la primera edición de este índice, que midió los valores de 2016 y en el que las provincias surorientales de Fujian y Zhejiang figuraron en segundo y tercer lugar respectivamente.

En el último lugar quedaron las regiones autónomas de Tíbet y Xinjiang, en el oeste del país, donde los niveles de contaminación suelen ser menores al más desarrollado este de China, aunque también hay más pobreza. El índice medirá 56 variables como la eficiencia en el consumo de energía o las emisiones de dióxido de carbono, la calidad de aire, junto a otras más convencionales como la renta per cápita o la inversión en investigación y desarrollo.

“La evaluación anual ayudará a todas las regiones a impulsar un desarrollo ecológico”, destacó el director de la ONE, Ning Jizhe. El índice se elabora con datos obtenidos por la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo (el órgano estatal de planificación económica), el Departamento de Información del Partido Comunista y el Ministerio de Protección Ambiental.

Junto a este índice, la ONE publicó un sondeo en el que ciudadanos de las diversas regiones opinaron sobre la situación medioambiental local y, en fuerte contraste con los resultados del “PIB verde”, Beijing figuró en el penúltimo lugar (30º) y Tíbet en el primero.