MercoPress, in English

Martes, 24 de octubre de 2017 - 02:05 UTC

“Lobo solitario” mata a 58 e hiere 515 en concierto abierto de Las Vegas, “un acto de pura maldad”, dijo Trump

Lunes, 2 de octubre de 2017 - 19:41 UTC
En su último balance de víctimas, las autoridades elevaron a 58 la cifra de muertos y a 515 las personas hospitalizadas por la tragedia En su último balance de víctimas, las autoridades elevaron a 58 la cifra de muertos y a 515 las personas hospitalizadas por la tragedia
En un mensaje televisado a la nación, el presidente Donald Trump dijo que lo ocurrido era “un acto de pura maldad”, sin mencionar a Paddock. En un mensaje televisado a la nación, el presidente Donald Trump dijo que lo ocurrido era “un acto de pura maldad”, sin mencionar a Paddock.
Casa Blanca emitió una Proclamación presidencial para que las banderas sean izadas a media asta en la sede presidencial y oficinas públicas hasta el 6 de octubre Casa Blanca emitió una Proclamación presidencial para que las banderas sean izadas a media asta en la sede presidencial y oficinas públicas hasta el 6 de octubre
Al menos ocho rifles fueron hallados en la habitación donde estaba Paddock, un jubilado que vivía junto a un apacible campo de golf a unos 130 km de Las Vegas Al menos ocho rifles fueron hallados en la habitación donde estaba Paddock, un jubilado que vivía junto a un apacible campo de golf a unos 130 km de Las Vegas

Un “lobo solitario” estadounidense mató el domingo al menos a 58 personas e hirió a otras 515 en un concierto al aire libre en Las Vegas, en el tiroteo más mortífero en la historia reciente de Estados Unidos. El atacante, un hombre blanco de 64 años identificado como Stephen Paddock abrió fuego sobre la multitud desde el piso 32 del hotel casino Mandalay Bay y luego aparentemente se suicidó, informó la policía.

 El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó la masacre y dijo que Paddock era un “soldado” ”convertido al islam hace algunos meses”. Pero la policía federal (FBI), que investiga el ataque, descartó por ahora lazos con una organización “terrorista”.

“No hemos determinado por el momento ninguna conexión con un grupo terrorista internacional”, indicó Aaron Rouse del FBI.

En su último balance de víctimas, las autoridades elevaron a 58 la cifra de muertos y a 515 las personas hospitalizadas por la tragedia, ocurrida poco después de las 22:00 del domingo (05:00 GMT del lunes).

En un mensaje televisado a la nación, el presidente Donald Trump dijo que lo ocurrido era “un acto de pura maldad”, sin mencionar a Paddock.

“Sé que estamos buscando algún tipo de significado en el caos, algún tipo de luz en la oscuridad. Las respuestas no vienen fácilmente”, dijo el mandatario en tono sombrío, anunciando que viajará el miércoles a Las Vegas.

Instantes después, la Casa Blanca emitió una Proclamación presidencial determinando que las banderas sean izadas a media asta en la sede presidencial y oficinas públicas hasta el 6 de octubre, en homenaje a las víctimas del tiro

Al menos ocho rifles fueron hallados en la habitación donde estaba Paddock, un jubilado que vivía junto a un apacible campo de golf a unos 130 km de Las Vegas, dijo la policía.

Paddock, que según las fotografías divulgadas tenía bigote y barba canosa recortada, era un contador público y piloto con licencia sin antecedentes penales, según ABC News.

Su hermano Eric Paddock dijo que era completamente incapaz de entender qué pudo haber motivado el tiroteo. “No tenemos idea de qué ocurrió. Es como si un asteroide hubiese hecho impacto sobre la familia”, dijo a CBS News.

Agregó que su hermano “no tenía afiliación religiosa, ni afiliación política”, ni tampoco antecedentes de enfermedad mental, y aseguró que “no era un tipo ávido de (usar) una pistola”.

La policía dijo que unas 22.000 personas asistían al concierto en el centro de la capital del juego y el entretenimiento, parte de un festival de música country de tres días llamado “Route 91 Harvest”, cuando comenzaron los disparos.

El cantante Jason Aldean, que logró escapar, estaba en el escenario cuando se escucharon las primeras ráfagas de disparos. A los pocos segundos dejó de sonar la música, según un video divulgado en redes sociales. Mesas y vallas de metal usadas para controlar a las multitudes se convirtieron en camillas improvisadas

La matanza supera al tiroteo del club nocturno para gays en la ciudad de Orlando en junio de 2016, cuando un estadounidense de origen afgano, Omar Mateen, mató a 49 personas e hirió a otras 50.

También fue el último de una serie de recientes ataques mortales durante espectáculos musicales. Veintidós personas murieron a la salida de un concierto de Ariana Grande en la ciudad inglesa de Manchester en mayo, cuando un atacante suicida detonó una bomba en el vestíbulo.

Noventa personas murieron en noviembre de 2015 en París durante un concierto de la banda estadounidense Eagles of Death Metal.

Aldean les dijo a sus fans a través de Instagram que él y su banda estaban a salvo. “Esta noche va más allá de lo horrible”, escribió. El tiroteo se registra siete meses después de otro que dejó un muerto y un herido en la misma calle de Las Vegas.

Categorías: Internacional, Estados Unidos.