MercoPress, in English

Martes, 24 de octubre de 2017 - 02:00 UTC

Argentina proyecta para 2018: crecimiento 3.5%: déficit 3.2% e inflación 15.7%

Sábado, 16 de setiembre de 2017 - 11:17 UTC
Dujovne explicó que la inflación seguirá bajando, “vamos a trabajar en función de las metas de inflación del BCRA que para el año 2018 prevén un objetivo del 10%” Dujovne explicó que la inflación seguirá bajando, “vamos a trabajar en función de las metas de inflación del BCRA que para el año 2018 prevén un objetivo del 10%”

El ministro de Hacienda de Argentina Nicolás Dujovne presentó el proyecto de presupuesto 2018 frente a la comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados. Según el resumen, se confirmaron los anticipos sobre crecimiento económico, inflación, tipo de cambio y déficit fiscal previsto para el año que viene.

 En el día límite que tiene el Ejecutivo por ley, el ministro de Hacienda expuso el detalle de lo que espera el Gobierno nacional en materia económica para el año entrante. Se confirmaron los datos macroeconómicos: un crecimiento previsto de 3,5%; déficit fiscal de 3,2%; el tipo de cambio a $19,30 y una inflación de 15,7%.

Entre los motivos que explicarían el crecimiento del PBI, el Gobierno argentino estima que se producirá un aumento del 3,3% en consumo privado y un 12% de las inversiones (que tiene previsto, incluso, que representen el 17% del PBI). También prevé una desaceleración de la expansión del gasto público, porque en 2017 fue de 3,8% y Hacienda estima que será de 1,8% en 2018. En materia de balanza comercial, la administración nacional calcula que crecerán más las importaciones (6,8%) respecto de las exportaciones (5,6%).

Según el documento, para 2017 el aumento promedio de los precios minoristas del año será del 24,5% y para 2018 Hacienda estimó un 15,7%. Dujovne explicó: “Creemos que la inflación en Argentina seguirá bajando, por eso vamos a trabajar en función de las metas de inflación del BCRA que para el año 2018 prevén un objetivo del 10% con un desvío hacia arriba o hacia abajo de 2%. Lo que arroja un promedio anual para el IPC de 15,7%”.

El déficit fiscal, una de las variables que más “obsesiona” al presidente Mauricio Macri y que es uno de los reclamos más fuertes de los organismos internacionales y los multilaterales de crédito, se ubicará en torno del 3,2% el año que viene. Además adelanta que el rojo de las cuentas públicas será de 2,2% en 2019.

En los ingresos totales, la administración de Macri considera que habrá un aumento general del 19% y será de 2.104.286 millones de pesos, aproximadamente 340.000 millones más que este año. Los gastos primarios, en tanto, se ubicarán por debajo de la inflación, porque aumentarán 14,8% (la inflación sería del 15,7%) y representarán 2.499.287 millones de pesos, principalmente motorizados por un aumento de 17,2% de los gastos de capital (210.941 millones de pesos), por sobre una expansión de 14,6% de los gastos corrientes (2.288.346 millones de pesos). Esto cerraría con un déficit primario de 3,2% y un financiero de 5,5 puntos del PBI.

Con el debate de la reforma tributaria como contexto, Dujovne incluyó en el cálculo que bajará medio punto porcentual la presión impositiva respecto respecto de este año, ya que pasará de 24,9% a 24,6% en 2018.

En el rubro de subsidios económicos, el ministerio de Hacienda calculó un recorte superior a la inflación, ya que estimó que la variación respecto de este año significará una caída de 16,2%. Esto significa que destinará un 22,2% menos a los subsidios de energía (al pasar de 133.258 millones de pesos en 2017 a 103.692 millones de pesos en 2018) y un 5% menos en transporte (que pasa de 75.586 millones de pesos a $71.791 M).