MercoPress, in English

Domingo, 19 de noviembre de 2017 - 08:51 UTC

“Adiós España”, el grito convocante de cientos de miles de catalanes

Martes, 12 de setiembre de 2017 - 10:26 UTC
En las pancartas, el mensaje en catalán era claro: “Votaremos”. O “Adéu Espanya” (Adiós España). En las pancartas, el mensaje en catalán era claro: “Votaremos”. O “Adéu Espanya” (Adiós España).
Es la sexta vez consecutiva que se manifiestan por la Diada del 11 de septiembre, día de Cataluña, y esperan que sea la última antes de conseguir la independencia. Es la sexta vez consecutiva que se manifiestan por la Diada del 11 de septiembre, día de Cataluña, y esperan que sea la última antes de conseguir la independencia.
El gobierno regional de Carles Puigdemont convocó oficialmente el referéndum de autodeterminación y si gana el “Sí”, promete fundar una república El gobierno regional de Carles Puigdemont convocó oficialmente el referéndum de autodeterminación y si gana el “Sí”, promete fundar una república

Al grito de “Adiós España”: cientos de miles de independentistas catalanes se congregaron este lunes en Barcelona en una exhibición de fuerza a tres semanas del referéndum de autodeterminación del primero de octubre que las instituciones españolas quieren impedir.

 Extendidos sobre dos amplias avenidas de Barcelona, los manifestantes formaron una cruz de más de un kilómetro de largo en referencia a la “X” que quieren inscribir en la casilla del “SI” en el referéndum.

La policía local cifró en “alrededor de un millón de personas” la participación, mientras que la delegación del gobierno español en la región redujo la cifra a 350.000 personas.

En las pancartas, el mensaje en catalán era claro: “Votaremos”. O “Adéu Espanya” (Adiós España). Es la sexta vez consecutiva que se manifiestan por la Diada del 11 de septiembre, día de Cataluña, y esperan que sea la última antes de conseguir la independencia.

El gobierno regional de Carles Puigdemont convocó oficialmente el referéndum de autodeterminación y si gana el “Sí”, promete fundar una república en esta región mediterránea de 7,5 millones de habitantes y con una quinta parte de la riqueza de España.

Enfrente se encontrarán al ejecutivo español de Mariano Rajoy y las instancias judiciales. Para ellos este escrutinio no se ajusta a la Constitución, que protege la unidad del país y delega la soberanía nacional en el conjunto de la población española.

“El gobierno catalán está a punto”, dijo Puigdemont ante corresponsales extranjeros. Y advirtió: “no es una opción que no se realice el referéndum” por muchos obstáculos y acciones judiciales que lleguen desde Madrid.

En los últimos días la fiscalía se querelló contra todo el gobierno regional y ordenó la incautación del material que pueda ser utilizado en la consulta. La guardia civil registró ya una imprenta y una revista sospechosas de haber impreso las papeletas de voto.

“No habrá referéndum y haré todo lo necesario para ello, porque es mi obligación”, insistió el sábado Rajoy, que este lunes deseaba a los catalanes “una Diada de libertad, convivencia y respeto”.

Pero, según Puigdemont, la única forma de impedirlo que tiene el gobierno español es sentarse a dialogar un referéndum acordado con Madrid. “Están a tiempo para reflexionar (...) Hasta el último momento hay tiempo para el diálogo”, dijo al culminar su participación en la manifestación.

Mareas humanas en Barcelona, una cadena humana de 400 km o una “V” de victoria de 11 kilómetros de largo... Desde 2012 centenares de miles de catalanes, con sus banderas independentistas, reclaman en este día un referéndum de autodeterminación.

Amplios sectores de Cataluña, con una fuerte identidad e idioma propio, apuestan por esta consulta para resolver el encaje de esta región en España. El consenso se rompió en 2010 cuando el Tribunal Constitucional recortó un estatuto regional aprobado previamente en referéndum que ampliaba su autonomía.

La marcha de este año debía servir para calibrar fuerzas en el movimiento separatista, desgastado tras años de movilización. Si bien la participación superó los 805.000 de 2016, se quedó lejos de los 1,4 millones de 2015 o los 1,8 millones de 2014, según las cifras de la policía local.

Categorías: Política, Internacional.