MercoPress, in English

Martes, 26 de setiembre de 2017 - 00:02 UTC

Corrupción sin límites: ex ministro con valijas llenas de dinero trabajó para Lula, Dilma y Temer

Jueves, 7 de setiembre de 2017 - 14:02 UTC
El ex secretario del gobierno de Temer Geddel Vieira Lima tenía US$ 16,3 millones en valijas en un apartamento de su propiedad, descubierto por la Policía Federal El ex secretario del gobierno de Temer Geddel Vieira Lima tenía US$ 16,3 millones en valijas en un apartamento de su propiedad, descubierto por la Policía Federal

La corrupción generalizada en Brasil sigue embarrando gobierno y a la oposición, con millones en efectivo hallados en una vivienda usada por un ex ministro del presidente Michel Temer y nuevas denuncias contra el partido de Lula da Silva.

 La Policía Federal, un auténtico látigo para el sistema político desde que hace tres años se destapó la olla de corrupción montada en la estatal Petrobras, cifró hoy en 51,03 millones de reales (US$ 16,3 millones) el dinero encontrado en un apartamento usado por el ex ministro de la Secretaría de Gobierno Geddel Vieira Lima.

Las autoridades demoraron unas catorce horas en contar el dinero, guardado en grandes maletas y cajas fotografiadas por la Policía Federal para ilustrar un impactante hallazgo que definió como el mayor monto en efectivo ya incautado en el país.

En prisión domiciliaria desde hace dos meses bajo la sospecha de que interfería en la acción de la justicia, Vieira Lima es uno de los miembros del entorno íntimo de Temer, quien hasta fines de 2016 lo tenía en un estratégico cargo del Gobierno, que se vio obligado a dejar en medio de sospechas de tráfico de influencias.

Sin embargo, también ocupó posiciones importantes en la gestión de la destituida Dilma Rousseff, con quien fue vicepresidente de la estatal Caixa Económica Federal, y en el Gobierno de Lula da Silva, en el que fue ministro de Integración Nacional.

La Policía Federal llegó al dinero escondido en un apartamento siguiendo la pista de unos desvíos ocurridos en la Caixa Económica, durante el Gobierno de Rousseff, pero el asunto también golpea a Temer, que tenía a Vieira Lima como un estrecho colaborador y amigo.

Vieira Lima también es investigado por presuntos sobornos pagados por el grupo JBS que habrían involucrado a Temer, quien ya ha sido objeto de una primera denuncia por ese caso formulada por la Fiscalía y rechazada por la Cámara de Diputados.

Aunque el acuerdo de cooperación judicial firmado por JBS ahora está en jaque por dudas sobre la veracidad de los testimonios, el fiscal general, Rodrigo Janot, quien concluirá su período en ese cargo dentro de dos semanas, ha dicho que aún evalúa la posibilidad de presentar nuevas acusaciones contra el mandatario.

Así como mantiene las sospechas contra Temer, Janot también dice tener certezas sobre las irregularidades en que habrían participado Lula, ya condenado en primera instancia a nueve años y seis meses de prisión, y su Partido de los Trabajadores (PT) .

Janot presentó una denuncia contra el PT que alcanza a Lula, Rousseff, a la presidenta del partido, Gleisi Hoffmann, y a otros cinco dirigentes de la formación, entre los que figuran los influyentes ex ministros de Hacienda Antonio Palocci y Guido Mantega.

Según Janot, mientras el PT estuvo en el Gobierno (2003-2016), los acusados “integraron y estructuraron una organización criminal” y cometieron “una miríada de delitos” en complicidad con otros partidos, entre los que cita al Movimiento Democrático Brasileño (PMBD) , presidido en la época por Temer, que aún lo lidera.

Lula, quien precisamente el martes concluyó una gira de veinte días por el empobrecido noreste del país, respondió a través de su oficina de prensa e insistió en la tesis de que es “víctima de una campaña de persecución política”, como sostiene en referencia a las otras cinco causas penales que ya enfrenta en la justicia.

Según el ex mandatario, que no oculta su intención de volver a postular a la Presidencia en las elecciones de 2018 a pesar de sus serios problemas judiciales, la nueva denuncia fue presentada “con la intención de crear un hecho negativo cuando concluía” lo que calificó de “victoriosa jornada por el noreste”.

Sin embargo, la denuncia presentada por Janot a la Corte Suprema es contundente y sostiene que Lula fue “el gran ideólogo de esta organización criminal” y “negoció directamente” las corruptelas que, desde el momento en que llegó al poder, “usaron la máquina pública en favor de los intereses privados” de políticos y empresarios.

Categorías: Política, Brasil.