MercoPress, in English

Sábado, 23 de setiembre de 2017 - 20:13 UTC

Beijing prohíbe importaciones de Corea del Norte, como impuso la ONU

Miércoles, 16 de agosto de 2017 - 12:31 UTC
Desde esta semana se prohíbe la importación desde Corea del Norte de carbón, hierro, plomo y pescado, de acuerdo a las sanciones aprobadas por ONU Desde esta semana se prohíbe la importación desde Corea del Norte de carbón, hierro, plomo y pescado, de acuerdo a las sanciones aprobadas por ONU

El Ministerio de Comercio de China anunció la prohibición total, a partir del 15 de agosto, de la importación desde Corea del Norte de carbón, hierro, plomo y pescado, en aplicación de las sanciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el 5 de agosto.

 La prohibición estipula algunas excepciones, como las importaciones tramitadas antes de la fecha, que podrán entrar en territorio chino hasta el 5 de septiembre, o aquellas procedentes de terceros países y que hagan escala en el puerto norcoreano de Rason, siempre que cuenten con el beneplácito del Consejo de Seguridad.

China, miembro permanente y con derecho a veto en ese consejo, votó a favor de la Resolución 2371, que contempla sanciones económicas contra Corea del Norte, lo cual fue duramente criticado por el régimen de Kim Jong-un, que aseguró en un comunicado que Beijing “pagaría caro por ello”.

Por su parte, el Gobierno de EE.UU. ha manifestado en repetidas ocasiones sus dudas sobre el cumplimiento por parte china de las sanciones comerciales dictadas por la ONU, ante lo que Beijing aseguró que apoyaba totalmente estas medidas, aunque resaltando la necesidad de que no afectaran en exceso a la economía norcoreana.

“Deben evitar negativos efectos contra actividades económicas y cooperación que no estén prohibidas”, como la ayuda humanitaria o el intercambio de alimentos, subrayó la semana pasada el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Geng Shuang.

El Presidente chino, Xi Jinping, pidió el sábado a su homólogo estadounidense, Donald Trump, “contención” para evitar más tensiones en la península de Corea, después de varios días de cruce de amenazas entre Washington y Pyongyang.