MercoPress, in English

Martes, 22 de agosto de 2017 - 16:54 UTC

Reflotan el Mensalao y acusan a Lula quien está de campaña recorriendo Brasil

Sábado, 12 de agosto de 2017 - 12:22 UTC
Lula está recorriendo Brasil en una campaña electoral anticipada con vistas a los comicios de octubre de 2018 en los que se postulará para un tercer mandato Lula está recorriendo Brasil en una campaña electoral anticipada con vistas a los comicios de octubre de 2018 en los que se postulará para un tercer mandato
Las encuestas lo ubican como favorito, con una proyección de voto del 30%, superando por 13 puntos a su principal adversario, el ex militar Jair Bolsonaro Las encuestas lo ubican como favorito, con una proyección de voto del 30%, superando por 13 puntos a su principal adversario, el ex militar Jair Bolsonaro
El  Mensalao estalló en 2005, una red de corrupción política que recibió ese nombre porque desde el PT se sobornaban a legisladores de agrupaciones aliadas. El Mensalao estalló en 2005, una red de corrupción política que recibió ese nombre porque desde el PT se sobornaban a legisladores de agrupaciones aliadas.

Luego de haber sido condenado por el escándalo Petrolão el ex presidente Lula da Silva es objeto de una investigación en la trama de corrupción Mensalao, lo que puso en duda su candidatura presidencial. Encabezando sondeos para los comicios presidenciales de 2018 Lula dijo ser víctima de grupos que buscan eliminarlo como el héroe nacional Tiradentes.

 “Tiradentes se atrevió a organizar al pueblo para la independencia de Brasil, pero lo descuartizaron y colgaron en postes para que nadie se olvide del castigo, mataron la carne pero no las ideas”, escribió Lula en las redes sociales.

El dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) estará recorriendo el país en una campaña electoral anticipada con vistas a los comicios de octubre de 2018 en los que se postulará para un tercer mandato, tras los dos que cumplió entre 2003 y2010.

Todas las encuestas publicadas desde enero pasado lo ubicaron como favorito, con una proyección de voto del orden del 30%, superando por entre 10 y 13 puntos a su principal adversario, el ex militar Jair Bolsonaro, que ha crecido considerablemente en los últimos meses.

Ocurre que pese a su favoritismo Lula corre el riesgo de ser impedido de presentarse en razón de la Ley de la Ficha Limpia, por la cual ningún ciudadano será autorizado a ser candidato si fue condenado en un tribunal de segunda instancia.

Lula es consciente de esa posibilidad, tanto que la semana pasada dijo en un acto proselitista que si no fuera candidato participará en la campaña dando respaldo a alguno de los postulantes del PT o de una coalición de izquierdas.

Hace un mes y medio Lula fue condenado a nueve años y medio de cárcel por el juez Sergio Moro, de la primera instancia, en la mega causa Lava Jato, que entiende sobre el escándalo del Petrolão, en el cual el empresas constructoras, miembros del PT y ministros estafaron a la estatal Petrobras.

Hace dos semanas el mismo Moro le inició otro proceso a Lula por el supuesto cobro de sobornos de las constructoras OAS y Odebrecht con los que refaccionó una casa de campo en la localidad de Atibaia, en el interior de San Pablo.

Los diarios informaron que la Procuraduría General de la República reabrió las averiguaciones que había archivado en 2015 sobre la participación de Lula en una acuerdo ilegal por el cual Portugal Telecom pagó 7 millones de dólares.

En 2010, en el último año del segundo gobierno de Lula, los portugueses recibieron autorización del Estado brasileño para tener participación en la telefónica brasileña Oi. Los procuradores brasileños y portugueses abrieron investigaciones ante la sospecha de que esos 7 millones de dólares sucios fueron destinados a pagar deudas de campañas electorales del PT.

Pero ante la falta de pruebas el caso fue archivado hasta su reapertura debido a la delación premiada del publicitario Marcos Valerio, condenado a más de 30 años de prisión por ser uno de los principales operadores del Mensalao.

En 2005, durante el segundo año del primer mandato de Lula, estalló el Mensalao, una red de corrupción política que recibió ese nombre porque desde el PT se sobornaban a legisladores de agrupaciones aliadas.

A raíz del Mensalao cayeron importantes ministros y la cúpula del PT, que años más tarde serían condenados por el Supremo Tribunal Federal, donde Lula no fue procesado.

Categorías: Política, Brasil.