MercoPress, in English

Martes, 12 de diciembre de 2017 - 12:05 UTC

Trump bajo protesta promulga ley de sanciones a Rusia

Jueves, 3 de agosto de 2017 - 16:19 UTC
Trump estampó su firma a puertas cerradas tras el fracaso de sus intentos para que el texto no prosperara y descongelar así las relaciones con el Kremlin Trump estampó su firma a puertas cerradas tras el fracaso de sus intentos para que el texto no prosperara y descongelar así las relaciones con el Kremlin

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, promulgó el miércoles, aunque con abiertas reservas, la ley que impone nuevas sanciones económicas a Rusia, un hecho que provocó tensión entre ambas potencias en los últimos días.

 Las sanciones, que también incluyen a Irán por terrorismo y a Corea del Norte por sus ensayos nucleares, buscan castigar a Moscú por inmiscuirse en los comicios de 2016, que Trump ganó, así como por la anexión de Crimea por parte de Rusia.

Trump, que estampó su firma a puertas cerradas tras el fracaso de sus intentos de que el texto no prosperara y descongelar así las relaciones con el Kremlin, dejó clara su reticencia en una airada nota en la que mencionó visos inconstitucionales.

“La ley sigue siendo gravemente imperfecta, sobre todo porque limita la capacidad del poder ejecutivo para negociar”, afirmó en la declaración.

Según Trump, la ley no sólo restringe la flexibilidad del Ejecutivo para hacer “buenos negocios para el pueblo estadounidense”, sino que también propicia un mayor acercamiento entre China, Rusia y Corea del Norte, perjudicando los intereses de Occidente.

El texto también prevé un mecanismo sin precedentes que desagrada a la Casa Blanca: los legisladores pueden arrogarse el derecho de intervenir si en algún momento Trump decide suspender las sanciones existentes contra Rusia.

Trump dijo que firmaba la ley “a pesar de sus problemas” y “en aras de la unidad nacional”, confiando en que haya “cooperación” entre ambos países “en los principales asuntos mundiales para que estas sanciones ya no sean necesarias”.

Las sanciones, que alcanzan sobre todo al sector energético ruso, fueron denunciadas por Moscú pero también criticadas por la Unión Europea, que teme que sean una amenaza para su abastecimiento de energía.

El Kremlin anunció el miércoles que la firma por parte de Trump de la nueva batería de sanciones contra Rusia “no cambia nada” las represalias tomadas por Moscú, que ya aplicó una drástica reducción del personal de las legaciones estadounidense en suelo ruso, tanto diplomático como técnico.

Trump, que desde su elección busca mejorar las relaciones con Rusia, debía decidir si la apoyaba a regañadientes, o la vetaba con un alto costo político.

El mandatario recibió el texto el viernes pero recién lo firmó el miércoles, generando especulaciones de un posible veto, que no aplicó para evitarse la humillación de que el Congreso lo levantara.