MercoPress, in English

Sábado, 18 de noviembre de 2017 - 15:44 UTC

Un desafiante Lula da Silva se postula oficialmente como candidato presidencial

Viernes, 14 de julio de 2017 - 11:19 UTC
En lo que pareció un acto partidario, ante un millar de personas y en la sede del PT en San Pablo, Lula lanzó su candidatura a la presidencia En lo que pareció un acto partidario, ante un millar de personas y en la sede del PT en San Pablo, Lula lanzó su candidatura a la presidencia

El ex presidente de Brasil Lula da Silva proclamó su inocencia, rechazó por “mentirosa” la condena a nueve años y medio de prisión por corrupción dictada en su contra por el juez Sérgio Moro y se postuló oficialmente como precandidato presidencial para las elecciones del año próximo.

 En lo que pareció un acto partidario, ante un millar de personas y en la sede del Partido de los Trabajadores en San Pablo, Lula lanzó un contraataque frente a la sentencia desde el terreno que más conoce: la lucha política.

“Puedo afirmar con casi total seguridad que antes de la elección el caso de Lula ya estará juzgado por el tribunal”, advirtió el camarista Carlos Thompson, presidente del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región de Porto Alegre.

Su defensa dijo que la condena que recibió el líder político por corrupción y lavado de dinero es “especulativa”. Afirmó que las pruebas que demostraban la inocencia del ex mandatario fueron “ignoradas” y tratadas de manera “superficial”.

“La defensa viene a manifestar las más profunda indignación con la aprobación de una condena que desprecia las pruebas de inocencia que se habían anexado al proceso”, dijo el abogado Cristiano Zanin Martins en una rueda de prensa en Sao Paulo.

Para los letrados, la condena es “especulativa, desprecia las pruebas de inocencia” y “da valor” a la confesión “informal” de Leo Pinheiro, ex presidente de la constructora OAS, implicada en el asunto, también condenado en el caso.

“Cualquier juez reconocería la inocencia” de Lula, apuntaron.

Moro dio por comprobado en la sentencia que el ex presidente recibió 2,25 millones de reales (unos 700.000 dólares) en concepto de sobornos, los cuales se habrían materializado en la reserva y reforma de un apartamento tríplex en el balneario de Guarujá, en el litoral del estado de Sao Paulo.

Sin embargo, la defensa dijo que el inmueble citado fue transferido por OAS a un fondo controlado por la estatal Caixa Económica Federal.

Esta es la primera condena que recibe el ex mandatario, que responderá sobre este caso en libertad, pero que aún afronta otras cuatro causas penales abiertas por la Justicia, la mayoría de ellas relacionadas con el caso Petrobras.

“La sentencia confronta con la Constitución, con los tratados internacionales y con las leyes brasileñas. Es ilegítima y creemos que será revertida en algún momento”, denunció la defensa, y anunció que “será impugnada de todas las formas posibles”.

Lula, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, se convirtió en el primer ex presidente del país en ser condenado criminalmente por la Justicia.

Categorías: Política, Brasil.