MercoPress, in English

Jueves, 14 de diciembre de 2017 - 17:03 UTC

Jefe del equipo del CICR destaca la buena compresión en las Islas Falkland

Jueves, 1 de junio de 2017 - 18:01 UTC
Laurent Corbaz confía en que hay “una buena comprensión ” en los isleños. Laurent Corbaz confía en que hay “una buena comprensión ” en los isleños.
Lorenzo Caraffi (centro) señaló que incluso los expertos del Equipo Argentino de Antropología Forense estarán bajo contrato con el CICR Lorenzo Caraffi (centro) señaló que incluso los expertos del Equipo Argentino de Antropología Forense estarán bajo contrato con el CICR
 Diego Alonso Rojas Coronel (jefe de la oficina del CICR en Buenos Aires); Lorenzo Caraffi (delegado regional del CICR ) y Laurent Corbaz, jefe del equipo Diego Alonso Rojas Coronel (jefe de la oficina del CICR en Buenos Aires); Lorenzo Caraffi (delegado regional del CICR ) y Laurent Corbaz, jefe del equipo

El titular del equipo del Plan del Proyecto Humanitario (HPP, por sus siglas en inglés) para identificar a soldados argentinos enterrados en el cementerio de Darwin confía en completar las operaciones de campo en agosto y toda su labor antes de fin de año, al tiempo que habla de una ”buena comprensión “en los isleños.

 Dos días antes de partir hacia las islas, el equipo del Plan Humanitario de Proyectos (HPP) reunido bajo los auspicios del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para identificar los cuerpos enterrados en 123 tumbas en el Cementerio Militar Argentino de Darwin bajo una placa que dice “Soldado Argentino Sólo Conocido por Dios”, celebró una conferencia de prensa el jueves en Buenos Aires para analizar detalles de la misión, que es parte del acuerdo firmado el pasado 20 de diciembre en Londres entre el Vicecanciller argentino Pedro Villagra Delgado, Alan Duncan en nombre del Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido y el Presidente del CICR, Peter Maurer, con el consentimiento y la presencia de representantes del gobierno de las Islas Falklands/Malvinas.

En la conferencia participaron Laurent Corbaz, jefe del Plan, el delegado regional del CICR para Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, con sede en Brasilia, Lorenzo Caraffi y el jefe de la oficina del CICR en Buenos Aires, Diego Alonso Rojas Coronel.

Un aspecto que Corbaz aclaró de inmediato fue que, aunque hay 123 tumbas no identificadas del total de 237, se sabe por el informe del coronel británico Geoffrey Cardozo que hay al menos una tumba -si no más- en la que hay más de un cuerpo, por lo que el número total de cuerpos todavía se desconoce con precisión.

El coronel Cardozo se encargó del operativo de enterrar a los argentinos muertos en 1983 y se espera que esté en Darwin la próxima semana para asistir al CICR en las primeras etapas de la operación humanitaria que se extenderá en las islas hasta fines de agosto.

Respecto a las controversias sobre los expertos forenses elegidos, tanto Corbaz como Caraffi subrayaron que fue algo efectuado por el Departamento de Recursos Humanos del CICR, con basamento únicamente en los antecedentes profesionales y credenciales de los elegidos. Caraffi agregó que incluso los expertos del Equipo Argentino de Antropología Forense estarán bajo contrato del CICR y por lo tanto sujetos a las reglas del CICR durante toda la duración del proceso. También habrá expertos de otros países, principalmente del Reino Unido y España.

Corbaz dijo que esperaba que su equipo pudiera “iniciar la segunda fase”, es decir, abrir entre una y tres tumbas por día, tomar muestras de huesos y volver a enterrar los restos en ataúdes apropiados -están actualmente en bolsas mortuorias- con todas las dignidad humana que les corresponde, el 19 de junio.

Las muestras serán luego procesadas en el laboratorio móvil del CICR en el lugar y la comparación final entre esas muestras y las suministradas voluntariamente por los familiares presuntos de los soldados se llevará a cabo en el laboratorio argentino de Antropología Forense en Córdoba, con controles aleatorios en instalaciones similares en Gran Bretaña y España, en lo que Corbaz definió como “la tercera fase”.

Los tres oradores estuvieron de acuerdo en que no es del todo exacto creer que se trata sólo de ADN. “Hay una gran cantidad de información ante mortem, como fracturas o registros dentales que se verifican también”, dijo Caraffi.

Corbaz asimismo se centró particularmente en el hecho de que desde un punto de vista realista, no es probable un éxito del 100 por ciento de identificaciones y eso “para las familias que no reciban un resultado positivo, será la última oportunidad de saber exactamente lo que sucedió a sus seres queridos ”, dijo.

“Los costos de la operación de 1,5 millones de francos suizos ya han sido desembolsados por los gobiernos argentino y británico y eso es tranquilizador”, señaló Corbaz. “Habrá dos tipos de reporte, uno para las familias si tenemos un partido y por supuesto un informe final para los estados involucrados, es decir, Argentina y el Reino Unido y espero que esto termine para fines de año ”, subrayó Corbaz.

Sobre el destino de los cuerpos eventualmente identificados, Rojas Coronel explicó que la información será entregada a la Secretaría de Derechos Humanos de Argentina que se encargará de transmitirla a los familiares involucrados, quienes tendrán la última palabra sobre si dejarlos en Darwin o enviarlos a sus lugares de origen, pero ello no sucederá en el marco de esta operación.

Y esa parte será deber del gobierno argentino, puesto que la tarea de la HPP es, en palabras de Corbaz “identificar a los que aún no están identificados en ese cementerio”. Corbaz subrayó que los cadáveres deben ser enterrados nuevamente el mismo día en que son exhumados y “no hay ninguna tarea que se nos haya encomendado con respecto a cualquier otra transferencia de cuerpos a ningún otro lugar”. El destino ulterior de los cuerpos “no es parte de mi mandato y no ha sido discutido entre los dos estados”, continuó Corbaz. También explicó que incluso la sustitución de la placa “Soldado Argentino ...” por uno con el nombre real será un tema para futuras negociaciones diplomáticas entre los dos gobiernos y el CICR.

Rojas Coronel agregó que cuando llegue ese momento no temía presiones influencias indebidas sobre los familiares de parte de las autoridades, porque aunque las entrevistas estuvieron siempre a cargo del gobierno argentino, fueron todas hechas bajo supervisión del CICR y con actas fiscalizadas por la Escribanía General de Gobierno.

Consultado sobre cómo se sienten los isleños sobre la operación actual, Cordaz respondió que “tomamos todo el tiempo para responder a sus preguntas y estoy confiado en este momento en que no hay resistencia, que hay una plena aceptación y creo que hay una muy buena comprensión” en ellos.