MercoPress, in English

Miércoles, 26 de julio de 2017 - 12:35 UTC

Rompehielos británicos polares coinciden en Montevideo al concluir temporada en Antártica

Sábado, 13 de mayo de 2017 - 07:45 UTC
Los rompehielos RRS James Clark Ross y RRS Shackleton de la BAS ha coincidido en Montevideo a la finalización de la temporada antártica durante su retorno a base. Los rompehielos RRS James Clark Ross y RRS Shackleton de la BAS ha coincidido en Montevideo a la finalización de la temporada antártica durante su retorno a base.
Los vínculos entre el Reino Unido y Uruguay en materia antártica tiene más de un siglo y Londres fue decidido auspiciante para el ingreso de Uruguay al Tratado Antártico Los vínculos entre el Reino Unido y Uruguay en materia antártica tiene más de un siglo y Londres fue decidido auspiciante para el ingreso de Uruguay al Tratado Antártico

Dos barcos de investigación científica británicos coincidieron en Montevideo a principios de mayo a la finalización de la temporada antártica, y en ruta de retorno a su puerto de partida en Southampton.

 Ambas rompehielos, RRS Shackleton y RRS James Clark Ross, con sofisticados equipos para la investigación científica y decenas de expertos en distintas disciplinas, estuvieron varios meses en Antártica y retornaron a Montevideo punto de recalada tradicional para el British Antarctic Survey, el instituto antártico británico.

En Montevideo se realizó un cambio de tripulación para la última etapa, aunque las dos naves tienen derroteros distintos: el Shackleton parte directo a Inglaterra con una única escala en la isla de Ascensión, Territorio Británico de Ultramar en donde Londres tiene pensado establecer una reserva marina en su entorno.

El rompehielos RRS James Clark Ross tiene previsto trabajos de investigación en el área de la Isla Ascensión, previo a su llegada a base

Ambas rompehielos harán temporada polar en el verano boreal, realizado tareas similares que en el sur en la base de Ny-Ålesund, en la isla de Spitsbergen del Polo Norte.

Durante la estadía en Montevideo, Uruguay y el Reino Unido, miembros plenos del Tratado Antártico reforzaron los vínculos en materia de investigación, y analizaron nuevas áreas donde avanzar y ampliar el desarrollo científico. Científicos uruguayos han participado de cruceros antárticos en las naves de BAS y el intercambio con el Instituto Antártico de Uruguay, la Universidad de la República y otras organizaciones de investigación ha sido muy positivo y valorado por ambas partes.

Los vínculos entre el Reino Unido y Uruguay en materia antártica tiene más de un siglo y Londres fue un decidido auspiciante para el ingreso de Uruguay al Tratado Antártico, donde tiene una base permanente y una estación de temporada, justamente cedida por los británicos

El RRS James Clark Ross está equipado para el relevamiento de océanos, especies marinas, cambio climático, buceo de profundidad, edad de los hielos, micro organismos que aseguran la cadena alimenticia del continente helado. El trabajo se realiza con científicos de BAS en combinación con otros expertos de universidades del Reino Unido y del mundo, especializadas en los mares del sur, un verdadero laboratorio natural sobre variaciones climáticas y de los hielos profundos.

Los estudios del lecho marino permiten establecer los ciclos globales del carbono, monitoreo del krill, el espesor de las plataformas de hielo anticipando escenarios de clima y del nivel del mar globalmente, el papel decisivo del fitoplancton.

El capitán del rompehielos Tim Stockins, confirmó que se ha podido establecer con respaldo científico que el proceso de calentamiento global se incrementa cada año.

Con cien metros de largo y un tonelaje de 5.732, el rompehielos tiene capacidad para 80 personas, 52 de las cuales pertenecen a la plantilla de investigadores.

El rompehielos lleva el nombre de James Clark Ross en honor al explorador polar británico quien entre otras cosas descubrió el polo magnético en el Norte, y en el sur la barrera de hielo antártica que también lleva su nombre y hasta, para su gran sorpresa un volcán activo, el Monte Erebus.

A su vez el RRS Shackleton también cumple funciones científicas pero fundamentalmente logísticas en apoyo a las bases de BAS. En efecto, hace la ronda de bases y estaciones, entregando combustible, provisiones, cambio de personal, contando además con un helicóptero para distancias, donde el rompehielos no tiene acceso.

En agosto, todos los años, en Inglaterra durante unos diez días se arna la carga a transportar para su efectiva y ordenad entrega, tarea no fácil de coordinar. El barco figura con puerto de registro en las Islas Falkland, pues estas cumplen un enlace crucial para las operaciones antárticas, y donde BAS tiene oficinas, depósitos y aviones para operar en el continente blanco.

Acceder a alguna base como Rothera es relativamente fácil, dentro de los extremos que se debe manejar, pues cuenta con un atracadero precario pero eficiente. En cambio la base de Halley, totalmente rodeada de hielo exige primero encontrar un punto seguro para las descargas, y a partir de ahí en “trenes” de trineos especiales se realiza el abastecimiento de provisiones y personal.

En materia de investigación cuenta con laboratorios “secos” y “húmedos”, que también están involucrados en investigaciones de clima, hielos, ciclos biológicos micro y macro, (fitoplancton y líquenes), toma de muestras para su análisis tanto a bordo como en Cambridge donde se encuentra la sede principal de BAS.

BAS entre éxitos recientes cuenta la identificación del proceso del llamado agujero del ozono.

El RRS Shackleton desplaza 4.028 toneladas y capacidad para 72 personas, de los cuales 50 son científicos.

El rompehielos lleva el nombre del explorador polar Sir Ernest Shackleton quien varias veces estuvo en Antártida pero se le recuerda por el intento frustrado de cruzar el polo sur. Sin embargo en una aventura épica de sobrevivencia pudo llegar a Georgia del Sur y organizar el rescate de sus hombres varados en el continente, luego que su barco fuera atrapado y aplastado por los hielos de invierno.