MercoPress, in English

Domingo, 19 de noviembre de 2017 - 08:50 UTC

Trump desbloquea construcción del polémico oleoducto Keystone XL

Lunes, 27 de marzo de 2017 - 10:12 UTC
Trump aseguró que este “es el primero de muchos proyectos de infraestructuras” que traerán de vuelta a EE.UU. millones de empleos Trump aseguró que este “es el primero de muchos proyectos de infraestructuras” que traerán de vuelta a EE.UU. millones de empleos
El presidente de TransCanada, Russ Girling, agradeció a Trump la aprobación de los permisos y, de manera solemne, prometió: “No vamos a decepcionarle”. El presidente de TransCanada, Russ Girling, agradeció a Trump la aprobación de los permisos y, de manera solemne, prometió: “No vamos a decepcionarle”.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, aprobó conceder a la empresa canadiense TransCanada un permiso para construir el oleoducto Keystone XL, un proyecto al que se oponen grupos ecologistas pero que -según él- creará empleo en el país.

 ”Hoy es un gran día para los empleos de los estadounidenses, es un momento histórico para América del Norte y para lograr una mayor independencia energética”, dijo Trump en una comparecencia en el Despacho Oval junto a miembros de su Gobierno y el presidente de TransCanada, Russ Girling.

El mandatario aseguró que este “es el primero de muchos proyectos de infraestructuras” que traerán de vuelta a Estados Unidos millones de empleos y que, de manera directa, priorizarán el crecimiento económico del país por encima de consideraciones sobre daños medioambientales.

“Este anuncio es parte de una nueva era de política energética estadounidense que rebajará los costes para las familias estadounidenses y que reducirá significativamente nuestra dependencia del petróleo extranjero y creará miles de trabajos aquí, en Estados Unidos”, prometió.

Con su breve comparecencia, Trump hizo oficial la aprobación que dio el Departamento de Estado al proyecto de construcción del oleoducto Keystone XL, que pretende transportar unos 830.000 barriles diarios de crudo desde la provincia canadiense de Alberta a distintos lugares de EE.UU., incluidas refinerías de Texas.

Para dar su aprobación, el Departamento de Estado tuvo en cuenta los “intereses nacionales” de EE.UU. y consideró diferentes factores, incluida política exterior, seguridad energética y aspectos “medioambientales, culturales y económicos”, según dijo en un comunicado el portavoz de la diplomacia estadounidense, Mark Toner.

Sin embargo, en 2015, bajo el Gobierno de Obama, el propio Departamento de Estado prohibió la construcción del oleoducto debido a su posible impacto climático y el peligro de que, con su aprobación, Estados Unidos perdiera su liderazgo en la lucha mundial contra el cambio climático.

“TransCanada finalmente podrá completar con rapidez y eficiencia este proyecto que ha sido muy retrasado”, dijo Trump en referencia a la decisión de su predecesor. Además, el presidente elogió la “gran tecnología” del “increíble” oleoducto que quiere construir TransCanada y consideró que es “mucho más seguro” llevar petróleo por una tubería que a través de otras formas de transporte, como camiones, una idea con la que difieren los grupos ecologistas.

Por su parte, el presidente de TransCanada, Russ Girling, agradeció a Trump la aprobación de los permisos y, de manera solemne, prometió: “No vamos a decepcionarle”.

Girling dijo que el siguiente paso es conseguir la aprobación de las autoridades de Nebraska y, en respuesta, el propio Trump se ofreció a llamar hoy mismo por teléfono al “gran gobernador” de ese estado, el republicano, Pete Ricketts, con el fin de agilizar los trámites para la construcción del oleoducto.

Como resultado de la aprobación hoy de los permisos, TransCanada anunció que retirará una demanda que había interpuesto ante un organismo de arbitraje para ser indemnizada con 15.000 millones de dólares por los daños causados después de la negativa del ex presidente Obama.

Trump ha hecho de la construcción de infraestructuras una de las bases para impulsar el crecimiento económico del país y, de hecho, solo cuatro días después de llegar al poder, firmó una acción ejecutiva que resucitaba la construcción de los oleoductos Keystone XL y Dakota Access, otro polémico proyecto.

Tags financieras: TRP.