MercoPress, in English

Viernes, 28 de julio de 2017 - 12:56 UTC

Cristina Fernández afirma en Tribunales ser “objeto de persecución judicial y mediática”

Miércoles, 8 de marzo de 2017 - 12:30 UTC
En su nueva visita al Juez Bonadio, la ex presidenta advirtió en el descargo que la acusación en su contra “es descabellada” y pidió su sobreseimiento. En su nueva visita al Juez Bonadio, la ex presidenta advirtió en el descargo que la acusación en su contra “es descabellada” y pidió su sobreseimiento.
Al ingresar el Juez Bonadio a la oficina y saludar en forma general a los presentes todos respondieron menos la ex mandataria, según dijeron voceros del juzgado Al ingresar el Juez Bonadio a la oficina y saludar en forma general a los presentes todos respondieron menos la ex mandataria, según dijeron voceros del juzgado

La ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner dijo este martes que es “objeto de una persecución judicial y mediática” sin antecedentes con un “aparato de propaganda” sólo comparable al de “gobiernos totalitarios”, al calificar de “descabellada” la acusación en su contra en la causa Los Sauces, por la que se presentó a declaración indagatoria ante los tribunales en Buenos Aires.

 “Resulto objeto de una persecución judicial y mediática que no registra antecedentes en nuestro país, al menos en los períodos democráticos y que en mi caso particular se extiende a mis hijos Máximo y Florencia Kichner, en especial a esta última”, sostuvo en un extenso escrito que entregó al juez federal Claudio Bonadio.

Tras el cambio de gobierno “se armaron en mi contra dos causas y se impulsaron otras dos que ya existían” por parte de “legisladores opositores a mi gobierno, que luego fueron ampliamente difundidas a través de un aparto de propaganda que sólo registra comparaciones con el que tuvieron a disposición gobiernos totalitarios”, agregó.

En su nueva visita al Juez Bonadio, quien ya la procesó en la causa dólar futuro, la ex presidenta advirtió en el descargo que la acusación en su contra como supuesta integrante de una asociación ilícita, cohecho, lavado de activos y negociaciones incompatibles “es descabellada” y pidió su sobreseimiento.

La ex presidenta aludió a un “panorama escandaloso” al repasar las causas judiciales en su contra y dijo que lo enfrenta “como una ciudadana más”.

Según revelaron fuentes judiciales que reconstruyeron en parte lo ocurrido en la audiencia Cristina Fernández solicitó al empezar que ningún funcionario judicial tomara fotos con su celular, tal y como ocurrió el 13 de abril último cuando declaró como imputada en la causa “dólar futuro”, y al ingresar Bonadio a la oficina y saludar en forma general a los presentes todos respondieron menos ella, según dijeron los voceros.

“Vivo con mi perra, Lolita”, contestó la ex mandataria al ser consultada sobre las características del hábitat personal en su casa de El Calafate y, a la vez, se quejó de que no percibe los 170 mil pesos mensuales de pensión como ex Presidente por el embargo que decretó el juez Bonadio.

La ex presidenta llegó a Tribunales minutos antes de las 9:00, entró por un acceso lateral tras saludar brevemente a través de un vallado a algunas seguidoras, empleadas judiciales, que habían logrado franquearse el acceso a ese sector restringido y estuvo en el juzgado sólo 20 minutos junto a su abogado, Carlos Beraldi.

Minutos antes de su llegada, un grupo de diputados y seguidores kirchneristas intentó acceder a la puerta por donde se planificó el ingreso pero debieron quedarse a unos cien metros, tras un vallado.

La indagatoria se produjo el mismo día en el que estaba convocada una jornada de protesta y movilización organizada por la Confederación General del Trabajo (CGT), por lo que la ex mandataria pidió que sus seguidores no se movilicen a los tribunales.

“El 7, yo lo veo a Bonadio, pero por favor... Ustedes hagan que el Gobierno vea al Pueblo. Marchen junto a los trabajadores y trabajadoras”, escribió la ex presidenta días atrás en su cuenta personal de la red social Twitter.

El lunes se habían presentado los hijos del ex matrimonio presidencial, Máximo y Florencia Kirchner. también pidieron ser sobreseídos en la causa Los Sauces, a la que tildaron de “disparate” y criticaron en los mismos términos que su madre.

En sendos escritos, los hermanos Kirchner defendieron la actividad de la inmobiliaria familiar Los Sauces y afirmaron que fueron legales los alquileres de sus propiedades a contratistas del Estado durante el gobierno kirchnerista.

Los hijos de la ex presidenta eligieron no responder preguntas, lo mismo que hizo la ex mandataria en sus dos presentaciones anteriores en las que presentó escritos y realizó alegatos de alto contenido político y cargados de acusaciones contra el Poder Judicial y el gobierno actual.

Se aguarda que el Juez Bonadío se expida sobre la causa Los Sauces en el correr del mes, antes de abril.

Categorías: Política, Argentina.