MercoPress, in English

Viernes, 23 de junio de 2017 - 20:48 UTC

Cortes de electricidad afectan a 150.000 usuarios en Buenos Aires

Miércoles, 22 de febrero de 2017 - 13:49 UTC
El presidente Mauricio Macri había anunciado que en diciembre y enero bajaron “mucho” los cortes de luz que se producen por el fuerte consumo durante el verano El presidente Mauricio Macri había anunciado que en diciembre y enero bajaron “mucho” los cortes de luz que se producen por el fuerte consumo durante el verano

Unos 150.000 usuarios de Buenos Aires y diversas localidades de los alrededores de la capital sufrieron cortes en el servicio de electricidad no programados debido a las altas temperaturas y al exceso de consumo de electricidad.

 De acuerdo a datos de las propias distribuidoras difundidos por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) de Argentina, se contabilizó un total de 143.656 afectados por los cortes de luz que afectan tanto a la capital argentina como a toda la provincia de Buenos Aires.

En el área de suministro de la empresa Edenor los usuarios afectados ascendían hoy a 47.701, mientras que en el área cubierta por Edesur los afectados eran 75.955, de acuerdo con lo publicado en el sitio web oficial del Ente.

El hecho de que este martes lloviera de una forma cuantiosa en prácticamente toda la provincia disminuyó las cifras difundidas el pasado lunes, cuando hubo casi 200.000 clientes afectados.

Buenos Aires y su cinturón metropolitano aglutina la mayor densidad poblacional del país.

El pasado 31 de enero, el presidente argentino, Mauricio Macri, anunció que en diciembre y enero bajaron “mucho” los cortes de luz que se producen por el fuerte consumo durante el verano, porque, a su juicio, “por primera vez después de años” se volvieron a realizar actividades de mantenimiento y prevención.

No obstante, afirmó que el alza a la factura de la luz anunciada ese día, que se sumaba a los altos aumentos dictados en 2016, va ir acercando al 47% “de lo que vale producir energía”, después de que semanas antes advirtiera que “recuperar un servicio confiable” llevará unos seis años dado que en los años del kirchnerismo (2003-2015) se produjo un “desbarajuste” porque las tarifas no eran las adecuadas y ello llevó a un proceso de desinversión.