MercoPress, in English

Sábado, 23 de setiembre de 2017 - 12:48 UTC

Paraguay urge firmar acuerdo Mercosur/UE, ante aluvión proteccionista de Trump

Miércoles, 25 de enero de 2017 - 09:16 UTC
“América Latina, hay que ser sinceros, ha estado ausente en la política exterior de Estados Unidos”, explicó Loizaga. “América Latina, hay que ser sinceros, ha estado ausente en la política exterior de Estados Unidos”, explicó Loizaga.

El canciller de Paraguay Eladio Loizaga apremió a la Unión Europea y a Mercosur a firmar cuanto antes el acuerdo comercial que negocian desde hace más de una década porque “es lo mejor que les puede ocurrir a ambos bloques” tras la asunción de Donald Trump.

 ”Sabemos que no es fácil, hay sensibilidades en ambos bloques con respecto al comercio, pero creo que en las circunstancias que hoy estamos viviendo, lo mejor que puede ocurrir para ambos bloques es acordar, y lo más pronto posible”, aseguró Loizaga en declaraciones en la V cumbre de la Celac, que inició este martes en República Dominicana.

Aunque las primeras medidas que ha tomado Trump no han ido “directamente” contra Latinoamérica, como la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), sí han puesto de manifiesto la dirección que va a tomar la política de Estados Unidos con respecto a la región, indicó el canciller.

“América Latina, hay que ser sinceros, ha estado ausente en la política exterior de Estados Unidos”, añadió Loizaga.

El nuevo presidente estadounidense se destacó durante la pasada campaña electoral por tener un discurso proteccionista y antiinmigración y prometió varias medidas que han despertado gran incertidumbre en Latinoamérica.

Entre ellas, expulsar a millones de indocumentados de EE.UU., construir un muro en la frontera con México y renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA).

Las negociaciones para un acuerdo de asociación, que incluye un tratado de libre comercio, entre la UE y los cuatro países de Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) comenzaron en 1999, pero se suspendieron en 2004.

Tras un segundo intento en 2010, las conversaciones se volvieron a posponer hasta hace unos meses, cundo los cuatros países suramericanos decidieron retomar el contacto, esta vez sin la participación de Venezuela.

Venezuela, miembro del bloque desde 2012, quería asumir la presidencia temporal del bloque este semestre, pero fue apartada por el resto de países porque, a su parecer, no tenía las condiciones políticas y económicas para desempeñar el cargo.