MercoPress, in English

Viernes, 28 de julio de 2017 - 18:54 UTC

Acuerdos con Europa y la Alianza del Pacífico, “son una oportunidad y no una amenaza” para Mercosur

Martes, 14 de junio de 2016 - 09:26 UTC
“El gobierno observa a la Alianza, y a Asia en general, como una importante oportunidad y no como una amenaza para el Mercosur”, destacó Cabrera. “El gobierno observa a la Alianza, y a Asia en general, como una importante oportunidad y no como una amenaza para el Mercosur”, destacó Cabrera.
Tras el intercambio de ofertas “el Mercosur tiene un desafío, que es la gran oportunidad de relacionamiento con un bloque tan importante” Tras el intercambio de ofertas “el Mercosur tiene un desafío, que es la gran oportunidad de relacionamiento con un bloque tan importante”
El ministro atribuyó a Malcorra el hecho que Argentina sea miembro observador en la próxima reunión de la Alianza del Pacífico, “otro logro de la Cancillería”. El ministro atribuyó a Malcorra el hecho que Argentina sea miembro observador en la próxima reunión de la Alianza del Pacífico, “otro logro de la Cancillería”.

El ministro argentino de Producción, Francisco Cabrera, afirmó este lunes que la posibilidad de un acuerdo de Mercosur con la Unión Europea (UE) y la Alianza del Pacífico son una “oportunidad y no una amenaza” para el Mercosur, y aseguró que la integración será “cuidadosa” respecto del empleo argentino.

 “El Gobierno observa a la Alianza del Pacífico, y a Asia en general, como una importante oportunidad y no como una amenaza para el Mercosur”, destacó el funcionario, quien utilizó la misma definición para referirse al intercambio de ofertas entre la UE y el bloque sudamericano.

Cabrera explicó que tras el intercambio de ofertas “el Mercosur tiene un desafío, que es la gran oportunidad de relacionamiento con un bloque tan importante”, lo cual es “algo favorable y no una amenaza”.

No obstante, el ministro aclaró que el Gobierno “tomó un compromiso con que la integración al mundo será paulatina y cuidadosa respecto del empleo argentino y es lo que se está haciendo, pero con la perspectiva de que no hay una economía normal y competitiva sin integración”.

Cabrera encabezó la apertura del seminario “La Convergencia Mercosur-Alianza Pacífico” organizada por la Embajada de Chile en Buenos Aires y el banco ICBC.

El panel, moderado por el académico y ex diplomático Félix Peña, tuvo la presencia del embajador chileno, José Viera Gallo; su contraparte argentino en Chile, José Octavio Bordón; el ex presidente de ese país y actual embajador para el Asia Pacífico, Eduardo Frei Ruíz Tagle; y el director general económico de la Cancillería de Chile, Andrés Rebolledo.

“Es importante profundizar las relaciones con México, Colombia, Perú y Chile porque, además de las relaciones comerciales, son democracias vibrantes, que crecen y defienden los derechos humanos”, resaltó el titular de la cartera productiva.

En ese sentido, el ministro exhortó a “profundizar la alianza con países que tienen perspectivas estratégicas parecidas a las de Argentina”.

“La rápida percepción de Argentina integrada al mundo se debe al dinamismo de la canciller Susana Malcorra, quien ha sido muy activa con reuniones muy productivas” en función de “ampliar el comercio internacional”, explicó Cabrera, sin soslayar además “el liderazgo de Macri” y las visitas de los presidentes de Estados Unidos, Italia y Francia.

Además, el ministro atribuyó a Malcorra el hecho de que Argentina sea miembro observador en la próxima reunión de la Alianza del Pacífico, que es “otro logro de la Cancillería”.

“El consenso respecto de qué país visitar primero cuando Macri asumiera fue Brasil, nuestro principal socio comercial más importante; sin embargo, el Presidente dio una señal muy importante: en su primer viaje fue a Brasil pero el mismo día visitó también Chile, destacó.

Al respecto, Cabrera explicó que ese gesto fue ”una clara señal de la visión de largo plazo que tiene el Gobierno de la posición argentina, es decir, de un país integrado con relaciones comerciales con muchas naciones, donde la Alianza Pacífico y Asia en general es una importante oportunidad y no una amenaza para el Mercosur“.

”El Gobierno empezó con un proyecto de normalización de la economía para hacer de Argentina un país normal, es decir, inserción en el mundo con relaciones amistosas que busca integrarse con sus socios del Mercosur, los países vecinos y la comunidad internacional“, reseñó.

En relación a esas medidas, el funcionario enumeró que en la actualidad ”se puede comprar y vender, cumplir sus compromisos, recibir inversiones, distribuir dividendos y pagar las deudas“.

”Era obvio que un país normal no podía tener cinco tipos de cambio distintos que inhibían las inversiones y ponían un cepo a la producción”, concluyó.