MercoPress, in English

Miércoles, 21 de noviembre de 2018 - 20:10 UTC

Argentina en la Haya:“ Botnia causará un daño irreparable”

Lunes, 14 de setiembre de 2009 - 07:36 UTC

En la primera audiencia ante la Corte Internacional, Argentina sostuvo que la pastera “ya causó serios perjuicios” y acusó a Uruguay de violar “flagrantemente” la ley.

Con duras denuncias, la Argentina inauguró hoy la primera de las más de diez audiencias previstas por la Corte Internacional de La Haya en el conflicto desatado en torno al funcionamiento en Uruguay de la pastera Botnia, ubicada en la margen occidental del río Uruguay.

La representante legal nacional sostuvo ante el principal órgano judicial de Naciones Unidas que la papelera causará un daño "irreparable" en el río Uruguay y en todo su ecosistema. Susana Ruiz Cerutti, jefa de la misión argentina, aseguró en la apertura de las audiencias públicas que la pastera "no solamente implica un riesgo de contaminación, sino que sabemos que es contaminante".

Asimismo denunció que a la población que vive en la ribera argentina, frente a las instalaciones de Botnia, la planta "ya causó serios perjuicios" a causa de la celulosa para su salud, para los animales y para la calidad del medioambiente. Cerutti calificó el olor que desprende la celulosa como de "huevos podridos".

La experta argentina recordó que los jueces de La Haya pueden ordenar al final de las audiencias "el cierre o la destrucción de la planta", a pesar de que ésta ya se encuentra en pleno funcionamiento.

La delegación albiceleste intentó simplificar ante los jueces la base legal de la denuncia contra Uruguay, aduciendo que la planta constituye una "violación flagrante por parte de Uruguay de las obligaciones del estatuto del río" de 1975, establecido por ambos países vecinos para proteger el medioambiente y que regula el uso compartido de sus aguas por la Argentina y su país vecino.

La Argentina indicó que, de acuerdo con ese estatuto de 1975, Uruguay tendría que haberles consultado antes de conceder "unilateralmente" permiso para la construcción de la planta de celulosa en su ribera del río.

El Gobierno elevó el conflicto sobre las papeleras a la Corte Internacional de La Haya en mayo de 2006, con el argumento de que el país vecino violó el tratado del río Uruguay, firmado en 1975, cuando autorizó la construcción de dos plantas de celulosa en su ribera del río que divide a ambos países.

Mientras tanto, ante un gran clima de expectativa, en Gualeguaychú, los asambleístas se mostraron optimistas por el juicio, aunque reconocieron que tienen dudas de que La Haya recomiende desmantelar la papelera, que consideran contaminante.

El proceso. Hasta el 2 de octubre se han previsto alrededor de doce audiencias de tres horas, en las que los representantes de ambos países expondrán sus posturas ante el principal órgano judicial de Naciones Unidas, y se estima que en seis meses habrá un fallo. Encabezan la comitiva argentina la jefa de la misión, Susana Ruiz Cerruti, y el secretario de Ambiente, Homero Bibiloni.

La comitiva argentina continuará su exposición hasta el próximo jueves, antes de que el lunes la delegación uruguaya, liderada por el embajador en Estados Unidos, Carlos Gianelli, inicie su defensa, también durante cuatro días.

Durante la tercera y última semana de audiencias, que finalizarán el 2 de octubre, ambas partes dispondrán de dos días cada una para responder a los argumentos de la otra. A partir de entonces, la Corte Internacional de La Haya emitirá su veredicto. Agencias

Categorías: Política, Argentina.